Novaltea  ALTEA (Alicante – España)

 

 E-mail ediciones@novaltea.es


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PÁGINA 2

Ir a página 1

 

Sólo los autores de los textos son responsables de su contenido. Por iniciativa de sus autores, esta editorial se limita a hacer públicos sus textos.

Para contactar con los autores, no duden en en dirigirse a nuestro correo electrónico. Nosotros haremos de enlace inicial.

 

 

 

Reiteramos que, salvo previo contacto con los autores y conformidad de los mismos, Novaltea Ediciones no hará modificaciones ni correcciones en los textos que se exponen.

 

Colaboraciones

E-mail para esta sección:

colaboraciones@novaltea.es

 

Previo acuerdo entre Novaltea y los autores,

los relatos aquí fragmentados podrán ser publicados íntegramente en formato libro

Tomo primero de nuestra selección de relatos cortos. De venta en las más importantes librerías.

 

Para el segundo tomo continúa el proceso de selección hasta el 31-12-2011

 

 

Las apariencias engañan

 

 Aquella mañana había sido tranquila y plácida. El visitar cada año la Feria del Libro en el Parque del Retiro se había convertido en un ritual para Fernando Laredo y siempre lo hacía solo, para poder deambular a su ritmo, sin tener que esperar a nadie. Pasear entre libros y árboles le parecía un privilegio inigualable.

Bajaba por la calle de Alcalá hacia la Plaza de la Independencia y mientras avanzaba lentamente hojeaba el libro que acababa de adquirir, una recopilación de ensayos de diversas personalidades que hablaban del Temple desde distintos puntos de vista. Al llegar a la altura de la calle Velázquez tropezó por enésima vez y el libro se fue al suelo. Instintivamente interpuso su pie y la obra impactó en su empeine. Se hizo daño, ya que el libro pesaba lo suyo, pero más le hubiera dolido el deterioro que hubiera podido sufrir el grueso volumen. Aligeró el paso mientras cerraba el texto, ya tendría tiempo de sumergirse en su apasionante lectura.

Ya en la Puerta de Alcalá se dirigió al Café Lyon, en donde había quedado para comer con Basilio Cifuentes, amigo suyo desde la infancia y compañero de estudios y aventuras. El Café Lyon era uno de los sitios más entrañables de Madrid y sólo se conseguía mesa si eras cliente habitual y si tu pedigrí indicaba que tu padre y tu abuelo ya fueron clientes. Al entrar, Lucio le saludó cordialmente y le dio la habitual bienvenida. Cuando su padre y su abuelo le llevaron por primera vez al café, Lucio ya estaba allí atendiendo a los distinguidos usuarios, sobre todo escritores que gustaban de acudir al lugar para montar sus interminables tertulias. Divisó a Basilio que ocupaba la mesa habitual situada en uno de los ventanales desde donde se divisaba el imponente monumento. “Rege Carollo III”, rezaba la inscripción en la parte superior.

¾Don Fernando, ¡cuánto honor! ¾exclamó sarcásticamente Basilio haciendo una reverencia.

¾Déjate de historias y dime, ¿qué tal Ana y las niñas? ¾preguntó Fernando mientras reflexionaba sobre el por qué le tendría tanto cariño a este payaso.

¾Mucho mejor que tú desde luego. Te empeñaste en quedarte soltero y mírate, pareces un espectro que purga sus penas en este mundo de Dios.

¾Oye, si vas a empezar con tu retahíla me pongo en otra mesa ¿eh?

¾Bueno, bueno, no te mosquees Fernandito. ¿Qué tal te ha ido la mañana? Veo que llevas un voluminoso tomo, déjame ver. Codex Templi, joder Fernando, siempre estás con lo mismo.

¾Cada uno tenemos nuestros propios gustos Basilio y tú ya sabes los míos ¾contestó Fernando mientras se acomodaba en su silla y decidía echar un vistazo a la carta.

¾Pues claro, te conozco como si te hubiera parido. Y sé de tus inquietudes, que tú sabes que yo no comparto, pero respeto tus ideas y te respeto a ti.

¾¿Ahora tocan cumplidos? Desde luego eres un caso Basilio. Yo también te respeto pero no comparto tu forma de ver el mundo, ya lo sabes. Nunca podré entender cómo estás tan seguro de tus afirmaciones cuando mi experiencia me dice que cuanto más conozco menos sé. Pero tú, cartesiano, materialista, siempre tan incuestionable en tus ideas...

¾Pues así es Fernando. Como bien sabes creo en los filósofos y en lo que veo. Y no tengo la necesidad de fantasear con un más allá o con dioses omnipotentes. Venimos a este mundo debido a que un espermatozoide fecunda a un óvulo y transcurridos una serie de años morimos y nuestro cuerpo se pudre. Por lo demás todo es bastante normal, comemos y crecemos, trabajamos, en fin qué quieres que te diga.

¾Lo ves Basilio, ya estamos como siempre. De normal nada. Date cuenta de que vivimos en una bola que, junto con otras bolas, da vueltas alrededor de otra bola mucho más grande, el sol. Y el sistema se integra en otra estructura que los científicos han llamado galaxia. Todas las galaxias explotan, nacen, se extinguen... Y aún no sabemos los límites del universo si es que los tiene. Y todo esto a nivel macrocósmico. Pero ¿qué me dices de lo que ocurre a nivel subatómico? Los físicos cuánticos no dejan de asombrarse día a día en los aceleradores de partículas. Algunas de ellas aparecen de repente en un recipiente completamente estanco. Por no hablar de las que desaparecen y de las que se encuentran al mismo tiempo en extremos opuestos del acelerador. Y lo más desconcertante es que no pueden repetir los experimentos y obtener los mismos resultados, ya que éstos varían en función de no se sabe qué ¾respondió Fernando emocionado como siempre que trataba estos temas. Mientras tanto Lucio ya les había servido sendas paletillas de cordero asadas al estilo Segovia y una botella de vino de Toro.

¾Todo lo que dices es cierto ¾contestó Basilio¾, pero no prueba nada. Yo no veo nada de raro y nuestros científicos hace mucho que enunciaron la teoría planetaria. En cuanto a lo de la física cuántica, ya verás como no tardan mucho en explicar lo que ahora nos parece inexplicable, como siempre ha pasado.

¾Los científicos no explican nada Basilio. Se limitan a hacer meras descripciones de lo que la tecnología les permite percibir. Pero no explican el por qué, nunca lo podrán explicar. El error es intentar explicar el mundo desde el punto de vista humano, que es muy limitado. Tenemos una percepción como especie, igual que la tienen cada una de las especies que tienen conciencia. Pero hay cosas que no vemos, que existen, que la ciencia está empezando a vislumbrar gracias a los avances tecnológicos. Cosas que los chamanes, los orientales y los místicos ya entrevieron hace siglos, y que en vez de perderse en explicaciones se dedicaron a experimentar.

¾Vale Fernandito no sigas, que de aquí veo que en cualquier momento me vas a saltar a los fantasmas y a los OVNIS. Respeto tus ideas y tú lo sabes. Es más, eres un tipo brillante, lo fuiste en la Facultad y lo eres en tu trabajo. A nadie le dan una cátedra de Historia del Mundo Antiguo si no es merecedor de ella. Eres catedrático y escritor y un tío con éxito. Pero siempre he discrepado de ti respecto a tu visión del mundo. Los humanos avanzan. Y lo que hoy es magia mañana se convierte en ciencia. Es así de sencillo. Antes la gente moría de tuberculosis y hoy no. Hoy nos morimos de cáncer y mañana la ciencia médica nos proporcionará un tratamiento que nos curará en una semana. Así funciona el mundo Fernando ¾explicó Basilio con ademán convincente mientras pedía a Lucio la carta de postres.

¾No te falta razón Basilio aunque trivializas las cuestiones. La ciencia médica está en la prehistoria. Es cierto que hemos avanzado vertiginosamente pero la Medicina aún no ha logrado imitar al cuerpo humano. Cuando el sistema inmunológico detecta cualquier anomalía primero genera una sustancia que antes no existía, y segundo, la dirige de forma inteligente hacia el lugar adecuado. Sin embargo, los hombres sólo hemos conseguido fabricar medicinas que cuando se introducen en el cuerpo van a todos y cada uno de los rincones de nuestro organismo, no sólo al lugar afectado. Y además generan efectos secundarios difíciles de evaluar.

¾Vale, vale, está claro que no vamos a llegar a un acuerdo. Pero sabes que me encanta conversar contigo.

Ambos disfrutaban de la especialidad de la casa, tarta de almendra flameada con licor de madroño, cuando Lucio anunció que Basilio tenía una llamada. Fernando aprovechó para pedir dos copas de coñac Napoleón. Mientras se quedó solo observó una vez más la glorieta de la Puerta de Alcalá que a esas horas tenía menos tráfico del habitual. Basilio le sacó de su ensueño cuando regresaba de atender su llamada. Como siempre y debido a su condición de jefe de operaciones de campo del CESID, pronto debería abandonar a su amigo ya que su trabajo era eso, falta de horarios regulares y sobresaltos continuos.

¾Querido Fernando, felicidades ¾pronunció Basilio solemnemente al tiempo que alzaba su copa de coñac.

¾Dios mío Basilio, otra vez se me ha pasado ¾contestó un avergonzado Fernando. Debido a su despiste crónico era frecuente que olvidara la fecha de su cumpleaños.

¾La verdad es que nunca entendí cómo a un hombre se le puede pasar el día en que cumple los años, ¾dijo a continuación Basilio que se sujetaba la risa para no ruborizar en exceso a su amigo¾ pero ¡qué carajo!, forma parte de tu encanto.

¾Pues gracias Basilio, me has pillado como siempre. Cada año me propongo que no se me olvide, pero no hay manera chico.

Basilio extrajo de su maletín una bolsa de terciopelo morada. Sus bordes estaban ribeteados con un fino cordón dorado de bordados exquisitos. Al extendérsela a Fernando volvió a felicitarle y antes de irse le dijo a su amigo que la abriera. Cuando éste vio el contenido sus ojos centellearon y le dijo a Basilio que no podía aceptar el regalo.

¾Para, para y escúchame ¾le espetó Basilio¾. Como bien sabes mi padre murió hace dos meses. Me legó este manuscrito con una condición, que te lo entregara a ti para que lo publicaras. Además debes hacerlo sólo si pones tu nombre como autor, por dos motivos. Primero, mi padre no quería ni por asomo que nadie supiera que él había escrito el libro, por una cuestión de honor. Y segundo, quería que tú y sólo tú rezaras como autor ya que tu posición en los ambientes académicos aseguraría la trascendencia social que el libro merece. No acepto un no por respuesta ¾finalizó extendiendo sobre la mesa una copia de la parte del testamento de su padre en donde se indicaba explícitamente lo que acababa de decir.

¾Pero yo no puedo aceptar esto Basilio, sería del todo inmoral que yo pusiese mi nombre a un libro que no he escrito, y más a un libro escrito por tu padre ¾contestó Fernando a la vez que reflexionaba sobre el hecho de que se había topado con el Temple dos veces en el mismo día, porque el manuscrito hablaba de los templarios.

¾Ya lo creo que aceptarás, encorsetado catedrático. Si no te lo he entregado antes ha sido por tener el privilegio de ser la primera persona en leerlo. Disfruté con su lectura aunque sé que tú disfrutarás diez veces más que yo debido a la naturaleza de su contenido. No será plagio, porque el autor te autoriza expresamente. Además no vas a negarte a cumplir la última voluntad de mi padre. Y por si fuera poco, yo Basilio Cifuentes, tu mejor amigo, te lo está pidiendo con el corazón ¾expresó Basilio sarcástico y con excesiva teatralidad a la vez que rompía a reír. Después de hacerle prometer a Fernando que acometería el proyecto volvió a felicitarle y partió con sus escoltas que habían estado todo el tiempo sentados en una mesa próxima.

Mientras apuraba su copa abrió el manuscrito y leyó:

 

Hermanos de oficio y armas

que portaron del oriente

conocimiento a las Galias

caballeros son del Temple.

Iniciamos hoy la obra

el templo de los cristianos

esperando ya la hora

del trabajo en nuestras manos.

Estas tierras son sagradas

se conoce desde antiguo

las escuadras y plomadas

y Nuestro Señor el Cristo.

Bernardo el padre de ellos

sus espíritus amasa

son los nueve caballeros

de la mezquita de Al-Aqsa.

 

La poesía era, según el padre de Basilio, de Tibaldo de Alejandría, segundo Maestre del Temple después de la muerte en la hoguera de Jacques de Molay, último Gran Maestre templario oficial. Y el resto del libro era una novela.

En su buhardilla de la Plaza Mayor el resto de la tarde transcurrió en un abrir y cerrar de ojos. Leyó ávidamente el manuscrito y no paró hasta terminarlo. Eran las cinco de la mañana y se le había olvidado cenar, así que se acercó al frigorífico sintiendo una punzada en el estómago. Calmó su hambre y reflexionó en el balcón mientras saboreaba pausadamente su cigarrillo. La novela estaba escrita de forma magistral, exquisita, y la trama era muy original. Fernando sospechó inmediatamente que los hechos relatados eran ciertos. Por una parte el padre de Basilio contaba su propia odisea en el campo de concentración de Vernet, en donde le encerraron mientras estuvo exiliado en Francia acusado de cargos falsos. Por otra, iba dando cuenta de los sucesos acaecidos a principios del siglo XIV, cuando el rey Felipe el Hermoso apresó a los caballeros templarios en París. La alternancia en la narración de ambas historias establecía paralelismos brillantes. El padre de Basilio obtuvo la información para componer la parte relativa a los templarios de un códice que un soldado francés le cambió por un paquete de cigarrillos en el campo. Y sostenía la tesis de que la Orden no había desaparecido, sino que había sobrevivido clandestinamente hasta nuestros días transformándose en la Masonería Escocesa. El propio padre de Basilio narra su salida del campo aprovechando que los franceses lo abandonan para acudir al frente a combatir a los alemanes y años más tarde se convierte en masón.

            Pasado un tiempo, Fernando publicó el libro no sin cargo de conciencia. Recibió numerosos premios y la novela se convirtió en Best Seller. El éxito aumentó cuando el gobierno francés descubrió el códice de Tibaldo en la Biblioteca de París, lo que sirvió para corroborar que los hechos relatados eran ciertos. Estaba claro que el códice había sido depositado en la biblioteca por “alguien” y que había salido a la luz “en el momento oportuno”.

 

Un día, cuando Fernando firmaba libros en una conocida librería en Colonia, Basilio surgió de entre las personas que hacían cola con un ejemplar. Fernando lo firmó con cariño, y al estrechar la mano de su amigo le miró a los ojos entre sorprendido y malhumorado. El cabrito de su amigo le había dado la mano como la da un masón, realizando un rito de punzadas con los dedos en la mano del otro. Estos signos son imperceptibles para un neófito, pero no pasaron desapercibidos a Fernando, experto en el tema. Basilio se desternillaba de risa y Fernando se preguntaba por qué le había estado tomando el pelo durante toda la vida. Una de dos, o Basilio era definitivamente un bromista empedernido o había ocultado toda la vida su condición de miembro de la Masonería. Si realmente era un masón, además era un actor extraordinario.

Basilio se despidió y le dijo:

¾Ya hablaremos tú y yo.

 

 Paco Gómez Escribano, ALGECIRAS (Cádiz), 19-12-2007

 

 

 

 

Vacaciones mentales

Desde luego hay que ver el buen gusto de estos ingleses para decorar los pubs. Bueno, más bien habría que decir “británicos” porque lo cierto es que yo me encontraba en Escocia. De vez en cuando yo hacía “mis vacaciones mentales”. Esto consiste en que en vez de hojear un catálogo de una agencia de viajes, uno coge un mapa y, quizá influido por un libro o por una película elige un lugar para hacer una parada en la rutina diaria. No se organiza nada, ni hoteles ni comidas ni excursiones. Sencillamente se elige el sitio y, como en este caso, se compra un billete de avión para Edimburgo. En condiciones normales se hace una visita por la ciudad pero en “mis vacaciones mentales”, a pesar de que nunca había estado allí, me monté en el primer taxi que atisbé y le pedí que me llevara a Rosslyn, un poblacho que se encuentra a unos cinco kilómetros al sur de la capital escocesa. Era el sitio elegido, era el punto en el mapa que me llamó la atención y era uno de los enclaves protagonistas del último libro que me había leído. Pagué al rollizo y pelirrojo taxista y me quedé pensativo en la única calle merecedora de tal calificativo. Llovía a cántaros y mis pasos se encaminaron hacia una tienda de comestibles situada en mitad de la calle. La señora que estaba detrás del mostrador y que me miraba como si se le hubiera aparecido un espectro rondaba la cincuentena. No me preguntó qué quería ni nada por el estilo sino que me miró con unos ojos que expresaban su pensamiento de que yo no encajaba allí, mucho menos a esas horas de la tarde (eran las ocho y media) y con esas trazas de no ser escocés, ni siquiera británico. No sé si adivinó que era español por el acento pero el caso es que bastante escandalizada me indicó que la señora McDowell de vez en cuando alquilaba una habitación a extravagantes extranjeros, generalmente americanos, que se atrevían a viajar hasta allí. Así que sin dar más importancia al asunto me dirigí a la casa McDowell y en un abrir y cerrar de ojos me encontré instalado en mi habitación, por cierto, modesta. Una cama, una mesilla, un lavabo con espejo y moho resbalando por las paredes. Justo lo que necesitaba.

Entré en el único pub del pueblo. Pedí una cerveza al camarero, gordo, alto y de unos setenta años por lo menos, y me dediqué a observar el panorama, aunque más bien, era yo el centro de todas las miradas. Menos mal que los seres humanos se acostumbran a todo y al cabo de los diez minutos, con otra cerveza esperándome en la barra, estaba totalmente integrado en el paisaje del bar. Ese mimetismo permitía que me encontrara a gusto y observar sin ser observado. Los tipos charlaban animadamente y la televisión ofrecía un Liverpool-Chelsea. No paraban de beber cerveza en un formato que se me antojó exagerado, pero qué carajo, estábamos en el Reino Unido en donde la ingestión del dorado líquido es una religión. Al parecer todos simpatizaban con el equipo de la ciudad que antaño vio nacer a los Beatles y al enterarse de mi nacionalidad, que concordaba con la del entrenador que les había hecho ganar su última copa de Europa, no dejaron que pagara nada. De repente me encontré sentado en una mesa conversando y abrazado por aquellos bebedores de cerveza. El dueño del establecimiento cerró la puerta por dentro aunque hizo varios intentos al meter la llave en la cerradura. El Liverpool ganó por tres a uno y todos brindábamos salpicando cerveza por nuestros cuerpos. De pronto escuché un ruido seco y al instante un sonido de carcajadas escocesas, porque no se reían igual que en España. El tabernero yacía en el suelo con los ojos cerrados y con dos hilillos espumosos que le caían por ambas comisuras de los labios. Lejos de recogerle, los parroquianos se lanzaron como lobos a la barra del bar y un vejete encorvado se dedicó a llenar las jarras vacías de cerveza. Estaba yo pensando en el surrealismo de la situación, cuando un aborigen de largas cabelleras blancas me dijo “anda Binaitis, toma otra cerveza”. La tomé, por no hacer el feo, y brindé con un tío que me sacaba dos cabezas. Cuando al parecer se cansaron de celebraciones, el del pelo blanco sugirió que debíamos llevar al tabernero a su casa. Le cogimos en volandas y le trasladamos doscientos metros más abajo de la calle. Le dejamos en su dormitorio y el vejete que nos había servido antes se había preocupado de escrutar el frigorífico y nos ofrecía nuevas provisiones de “Guinness”. Juntos cantamos canciones que yo no entendía y poco a poco los cánticos se fueron tornando en ronquidos desagradables, momento que yo aproveché para escabullirme y dirigirme a la casa McDowell al refugio de mi habitación.

A la mañana siguiente me desperté con un dolor de cabeza de los que hacen época. Menos mal que con la edad, uno no sale de casa sin llevar todo tipo de pastillas. Me tomé dos aspirinas y al rato, mientras contemplaba por la ventana las verdes colinas escocesas, me rehice. Tomé a duras penas los huevos fritos con panceta, patatas fritas, pan con mantequilla, queso y pastel de manzana que la señora McDowell me había preparado y salí de la casa.

Salí del pueblo en dirección al North Esk, lugar misterioso y con fama de estar habitado por fantasmas. El camino del valle se encuentra regado de numerosas construcciones en ruinas con una verdadera madriguera de túneles de los que se dice que el famoso Bruce, en uno de sus escarceos militares, encontró refugio. Esculpida en una roca cubierta de musgo una cabeza de origen pagano observa al caminante. Pronto divisé en el borde de la garganta un edificio que se alza espectral y majestuoso. Parecía un trozo de catedral gótica extirpado y situado allí, en aquellas tierras indómitas. La capilla de Rosslyn, de hecho, es una construcción inconclusa por falta de fondos y que estaba destinada a formar parte de una obra mucho más grande, una enorme colegiata que nunca llegó a construirse. El interior de la capilla es una alucinante locura en piedra, una explosión de imágenes talladas y configuraciones geométricas superpuestas una encima de otra. Fascinado por lo que estaba viendo casi ni me di cuenta de que alguien me saludaba.

-Hola joven -me dijo, a pesar de que yo ya no cumplía los cuarenta, en un inglés que apenas entendí. El tipo era bajito, delgado, con los ojos hundidos y pelirrojo. Llevaba un gorro picudo y por debajo del mismo le asomaban unos rizos que le tapaban las orejas. Tenía una curiosa barba que también acababa en pico, creando un efecto visual curioso. Su semblante parecía un rombo en cuyo centro se dibujaba su cara, cuyo rasgo más llamativo era una colorada y redonda nariz. No hubiera sabido decir si tenía cincuenta o setenta años.

-Buenos días padre -se me ocurrió contestarle al ver que llevaba negro hábito hasta los pies.
-Ah, no, se equivoca joven. No soy canónigo, me dedico a la construcción pero no importa- respondió. Inmediatamente pensé que sería un pobre desgraciado que no andaba muy bien de la azotea, aunque cambié de idea cuando empezó a explicarme con detalle aspectos referentes a la capilla. -Este lugar es un foco de misterios y leyendas, la más famosa de ellas, un pilar situado al este llamado “el Pilar del Aprendiz” , venga conmigo sea tan amable -continuó diciendo y sin saber muy bien qué hacer le seguí-. Esta capilla se construyó por orden de la familia Saint-Clair, grandes protectores de la construcción. Cada generación está obligada a recibir la palabra del Albañil, una señal secreta que tienen los albañiles en todo el mundo para reconocerse entre ellos. Una gente muy culta, créame, y muy ricos, relacionados desde siempre con el poder.

Avanzamos contemplando todo tipo de inscripciones en la piedra, difícilmente inteligibles a ojos profanos y llegamos a “el Pilar del Aprendiz”. Me quedé anonadado por su belleza. Una especie de guirnaldas pétreas serpentean por el fuste de la columna, desde la basa hasta el capitel, formando un lujoso sostén para el artesonado superior.

-Cuenta la leyenda joven, que un modelo de este pilar llegó a Rosslyn desde Roma o algún otro territorio extranjero. Al verlo, el maestro albañil no consintió en trabajarlo hasta no viajar al lugar de procedencia para ver el pilar original. En su ausencia el aprendiz trabajó la columna hasta dejarla como puede usted contemplar hoy. Al regresar el maestro y ver el pilar tan exquisitamente acabado, presa de la envidia mató al aprendiz.
De hecho, me llevó hasta la puerta occidental de la capilla. Encima de la misma se halla la cabeza tallada en piedra de un joven con un corte en la frente. Pero mi sorpresa fue mayúscula cuando me enseñó la talla de la parte opuesta, la del maestro. A pesar de los siglos transcurridos lo vi perfectamente. La talla en piedra era una copia fiel del rostro de mi interlocutor. Me quedé de piedra, nunca mejor dicho. Cuando giré la cabeza para mirar a mi acompañante y pedirle una explicación éste había desaparecido, se había evaporado. Era imposible que hubiera caminado hacia algún lugar, no hacía ni cinco segundos que estaba hablando conmigo. Cuando logré recuperarme de la impresión, me acerqué a un hombre que estaba sentado en un saliente observándome. Le pregunté que si había visto a la persona que iba conmigo. Me miró como si me faltara un tornillo y me dijo que yo había caminado solo todo el rato. En fin, recuperé la compostura y me marché de allí como alma que lleva el diablo.

Llegué a la casa McDowell, comí y me acosté. No dejé de soñar ni un momento con el viejo, con la capilla y con demonios que querían llevarme a los abismos. Así que me levanté sudoroso y bastante agotado. Tomé una ducha y me dirigí al pub a tomar una cerveza con “mis amigos”. Al entrar todos me saludaron y me dieron palmadas en la espalda. El dueño del establecimiento, que había recuperado súbitamente su dignidad, me sirvió con ademán solemne una pinta y entablamos conversación. Disimuladamente llevé la misma a donde me interesaba, es decir, hacia el incidente matutino de la capilla. El tabernero no se sorprendió en absoluto y me contó que no era la primera vez que ocurría esto.

-Al parecer cuenta la leyenda que el viejo es el espíritu del maestro albañil y que está condenado a vagar por la capilla -empezó diciendo indiferente-. Siempre cuenta la misma historia en señal de arrepentimiento. La maldición terminará cuando no quede ninguna piedra del templo de Rosslyn. Pero qué quiere que le diga amigo, yo no creo en fantasmas.
Lo que más llamó mi atención era que el tipo me lo estaba contando tan campante, como si fuera lo más normal del mundo. Apuré mi cerveza y con la segunda pedí un filete con patatas del que di cuenta con avidez. Esa noche me retiré temprano, entre las protestas de mis compañeros, y curiosamente dormí diez horas seguidas.

Los ocho días de vacaciones transcurrieron apacibles y al final no pude resistirme a visitar Edimburgo, en donde me contaron otras tantas historias de fantasmas.

Hoy, mirando por la ventana de mi apartamento y viendo llover, me he acordado de las vacaciones. Y lo cierto es que cuando veo fotografías de la capilla de Rosslyn siento un escalofrío, sobre todo cuando contemplo el detalle de la cabeza tallada del maestro albañil, el único fantasma que he visto en mi vida.

 

Paco Gómez Escribano, ALGECIRAS (Cádiz), 19-12-2007

 

 

 

Más Sócrates y  menos Bill Gates

 

Muchos políticos, empresarios, dirigentes e incluso intelectuales, creen que la informática, (o sus “sinónimos”: sociedad del conocimiento, de la información y  de la innovación), es la gran panacea para curar cualquier mal moderno. No hay otros valores comparables, en peso, al de la informática y como resultado todos los jóvenes quieren ser ingenieros informáticos o de telecomunicaciones y todos los programas político-electorales entienden la modernidad como un futuro más mecánico, tecnologico e informatizado. Por todo esto, una mayor educación implicaría mayor informatización de las aulas, y mas de todo lo que ayude a la informática: la matemática y el  ingles, que es la lengua en que están construidos los lenguajes de programación.  Hasta la creatividad y la innovación vinculados desde siempre a un saber integral y humanista, Da Vinci como paradigma, ha pasado  a tener un sentido mezquinamente tecnocrático.

Hoy para convertirse en ciudadano exquisito hay que manejar la jerga del mundo informático, dominar lo que significan palabras como  web 2, Linux, foros, elearning, Chat, google, hacker, Messenger, etc. Si soy un ciudadano actualizado (en  programas y antivirus) no importa ser un inculto o no interesarme todo lo demás: en  arte, ecología y sostenibilidad, pobreza y justicia  en el mundo, politica,  literatura,  economia; lo importante es que te sepas, por ejemplo, lo que significa  disco duro, usb, blue tooth o si sabes enviar un correo electrónico atachado, etc.

Los presupuestos del estado crecen y crecen en torno a este nuevo iluminismo, a estos nuevos dioses, a una nueva teocracia del dios silicio, y donde hasta ya ser analfabeto o semi, no es mas no saber leer y escribir o ser un burro de la lectura, sino no saber manejar un ordenador, su teclado y el sistema Windows, y como todos los recursos van para la informática: en ordenadores, redes, adsl, ingenieros, programas y además para todo el marketing para promover todo esto; los sueldos de maestros, funcionarios, profesores, periodistas, médicos, enfermeros se mantienen estáticos, a causa del discurso oculto de esta fiebre modernizadora y tecnocrática, y es que si para mejorar las  cosas, lo básico es  la informática, para que gastar en el componente humano no técnico. Estamos entonces ante  una modernizacion deshumanizante, es decir que excluye a casi todas las profesiones humanista (como si las ingenierías no estuvieran hechas a escala humana). Y el mundo, así, día a día se parece más a las pesadillas de Matrix, Brazil o Fahrenheit 451.

Ante este desaforado y adicto discurso por los monitores y  la informática,  los jóvenes, que aprenden por imitación, responden sumergiéndose en sus ordenadores, sus consolas y sus Sms.

Para  el informe Pisa 2006,  el nivel educativo en España ha bajado, a pesar de tantos ordenadores en el aula y tantas redes y adsl, y que los jóvenes de 15 años entienden menos lo que leen, en comparación con otros años, cuando había menos informatización en las aulas.  El teorema del informe Pisa nos dice que a mejores profesores, mejores alumnos. Sócrates le ha ganado esta vez a Bill Gates.

 

Raúl Alberto Lilloy, Cuevas del Almanzora - Almería, 18-12-2007
 


 

 

UN AMIGO EN LA NOCHE


No cabía duda, el pueblo costero gaditano ejercía en Paco verano tras verano el efecto terapéutico esperado. Después de trabajar todo el año, tenía que acudir allí y dedicarse a no hacer nada, a prescindir de horarios, a contemplar las montañas, a oír el susurro del oleaje, a tomar el café con los parroquianos. Y tenía que hacerlo solo. No sabía a ciencia cierta de qué manera había desarrollado ese instinto que le hacía no sólo buscar la soledad, sino amarla y gozarla intensamente. Cada vez odiaba más el tener que mezclarse con gente. Si tenía que hacerlo, siempre acababa frustrado y maldecía en silencio el momento en que había decidido acudir a la reunión. La última había sido en su casa, antes de iniciar sus vacaciones. Invitó a una pareja a la que conocía de toda la vida y acudieron con los niños. Ya durante la cena experimentó la familiar sensación de tedio al comprobar que la estrella de la velada era la ausencia de cualquier tipo de conversación medianamente inteligente. Echó profundamente de menos a las personas que conoció tiempo atrás. Cuando al término de la cena el tiempo fue pasando y la pareja compartía juegos con los niños en un pequeño artilugio que él supuso que era una consola, se levantó, se dirigió al servicio y vomitó. Cuando volvió seguían emitiendo gruñidos e incluso se enfadaban entre ellos. Así que les echó de su casa con toda la diplomacia que fue capaz de reunir.

Acababa de cenar y mientas fumaba un cigarrillo escuchando el ruido de las olas, estaba reflexionando. ¿Sería una enfermedad sentirse feliz estando solo? Hace ya mucho tiempo que se hacía esta pregunta. Abandonó el murmullo de la terraza y se dirigió a experimentar su rutinario paseo nocturno. Le gustaba ir de noche por esa carretera oscura, sin más luces que las de las casas lejanas, sin más ruido que el pitido de los barcos que atravesaban el Estrecho de Gibraltar. Y rezaba para que la civilización no llegara nunca allí, para que su refugio estival permaneciera siempre como hasta ahora, en estado semisalvaje.

Al cabo de un buen trecho de marcha observó un bulto en la oscuridad, algo sobre el murete que bordeaba la estrecha carretera. Cuando se fijó un poco más, vio que era un hombre de espaldas que miraba en dirección a la estela luminosa proyectada por la luna sobre el mar. El hombre lloraba y su llanto era el más amargo que Paco había escuchado nunca. Se quedó tan impresionado por la circunstancia que su primera reacción fue seguir la inercia de sus pasos y, cuando se dio cuenta, había dejado la escena unos cien metros atrás. De repente sintió que no podía seguir paseando y que de alguna manera, se había contagiado de una angustia vital como nunca antes había sentido. Giró ciento ochenta grados y se fue acercando poco a poco al desconocido. Se situó a su espalda mientras pensaba que no tenía ninguna necesidad de hacer lo que iba a hacer.

-Buenas noches, amigo -dijo Paco al tiempo que el hombre dio un respingo y se volvió asustado.
-¿Quién es usted? ¿Qué quiere? -contestó el hombre con marcado acento británico.
-Perdóneme, pero sólo soy un paseante nocturno que no he podido asumir sin más lo que he visto mientras iba caminando. No quiero molestar, es más, si me dice que me vaya seguiré mi camino inmediatamente.

-No, no es eso. Es sólo que no le conozco y me ha sorprendido el sonido repentino de su voz. Ni siquiera le había visto llegar. -El extranjero había apagado sus sollozos e intentaba aparentar más dignidad de la que tenía en esos momentos.

-Entonces, permítame que me siente ¿quiere un cigarrillo? -El hombre aceptó y la llama del mechero permitió a ambos escrutar más de cerca sus rostros. -Se está bien aquí ¿eh? Al menos a mí siempre me reconforta la mezcla de la oscuridad de la noche y el rumor de las olas. -Paco intentó iniciar la conversación intentando poner en práctica la poca sensibilidad que aún le quedaba en sus relaciones con los demás.

-Pues la verdad es que sí, -contestó el extranjero- a pesar de que la vida no tenga sentido.
-Puede que lleve razón, o puede que no. O puede que el error sea intentar explicar la vida en términos racionales. Siempre pensé que la razón es una cualidad estrictamente humana, por tanto, siendo anecdótico el género humano dentro de la diversidad animal, vegetal y mineral, ¿por qué tendría que ser acertado analizar la vida en pensamientos razonados?
-Eso es demasiado profundo amigo, aunque admito que la reflexión es original. Mire, intuyo que le he dado pena y que se ha sentado conmigo para intentar ayudarme, cosa que le honra y que le agradezco. Pero sencillamente, mi vida es un asco, algo he debido hacer mal. Me encuentro en un momento en el que no me reconozco, sólo siento angustia y una pena muy grande.

-Se equivoca amigo -dijo Paco procurando no contrariar en exceso al afligido desconocido-. No sentía ninguna pena por usted, no le conocía. Haciendo un ejercicio de sinceridad, me he sentado con usted porque he sentido la necesidad, nada más. Sin embargo, nuestra conversación hace que empiece a sentir una corriente de empatía hacia usted, inexplicable ¿verdad? Pero así es como funcionamos. Como puede ver no es nada racional, pero ahí está.

-Le agradezco sus palabras, de verdad. Pero cuando uno pierde su trabajo por cuidar a su mujer que acaba de morir de cáncer, cuando al cabo de un mes tu única hija muere en un accidente de tráfico y una semana más tarde tus padres mueren en una explosión de gas, no queda más remedio que pensar que todo esto es una mierda, y perdone la expresión -afirmó categórico el extranjero.

En ese momento a Paco sólo le resonó una palabra en el cerebro: ¡joder! ¿Qué podía decirle ahora a este hombre? ¿Que la vida sigue? ¿Que hay que olvidar? Esperaba estar a la altura de las circunstancias.

-Lo que acaba usted de decirme es tan fuerte que no se cómo no se ha quitado usted de en medio -respondió Paco intentando reforzar la valentía de su interlocutor.
-Pues está usted a punto de presenciarlo. Llevo más calmantes encima de los que mi cuerpo podrá soportar. Lo siento pero he intentado no involucrar a nadie -contestó sereno el extranjero.

Como Paco intuyó que no serviría de nada seguir con la conversación, sacó de su bolsillo el teléfono móvil y llamó a la Guardia Civil. En ese momento el extranjero le quitó el teléfono, lo apagó y lo lanzó lejos.

-Pero ¿qué hace? -gritó Paco.

-Se lo ha tragado ¿verdad? -le decía el extranjero mientras le miraba con el rostro totalmente cambiado. Ahora sonreía como un niño que se hubiera salido con la suya y Paco estaba desconcertado.- La verdad es que le he mentido como un bellaco amigo. Demos un giro a nuestro encuentro y escuche los hechos como yo los he percibido. He visto acercarse a un hombre en la oscuridad. Y he visto que ese hombre tiene una pena tan grande en el alma que he decidido montar un ardid para que se detuviera. Y ahora cuénteme amigo, ¿qué diablos le ocurre a usted?

Paco Gómez Escribano, ALGECIRAS (Cádiz), 18-12-2007

 

 

EL SÍNDROME DE PETER PAN

El otro día escuchaba en la radio un par de noticias alarmantes. Ahí va la primera: "Faltan médicos en España". La segunda decía así: "Antes, de padres con estudios básicos o sin estudios salían hijos con titulación media o superior. Ahora, de padres con estudios básicos, medios o superiores, salen hijos con estudios básicos o sin estudios".

Las dos noticias indican que empezamos a sufrir las consecuencias del abandono y del fracaso escolar. En pocos años, no sólo faltaran médicos sino que empezaran a faltar ingenieros, arquitectos, historiadores, escritores, escultores..., etc. Los niños no quieren estudiar, "no les gusta". Y los padres, más dedicados a "criar príncipes" a los que compran móviles consolas y motos, no se lo recriminan ni fomentan el esfuerzo como camino para obtener unas metas.

La proliferación de empresas de todo ámbito ha hecho que en España apenas haya paro. Los adolescentes abandonan la escuela en segundo o en tercero de la E.S.O. y empiezan a trabajar por cuatro duros que emplean en seguir manteniendo su estatus y su síndrome de Peter Pan. El proceso de maduración personal no existe y la mayoría acaban convertidos en seres humanos embrutecidos cuyas inquietudes intelectuales más inmediatas son: llenar el carro en el "Carrefour", llenar el tanque de gasolina, llenar el gaznate con cerveza y llenar el tiempo libre con programas al estilo "Salsa Rosa".

Acciones como leer, ir al teatro, escuchar música clásica o hacer un viaje de tipo cultural se convierten en actividades de ciencia-ficción.

Van por la carretera a toda leche, tienen unas hipotecas de locos y las "visas" con los topes de crédito agotados.

¿Adónde va esta sociedad? Pues yo creo que está claro: Hacia la decadencia y hacia un "petardazo" que será el que vuelva a poner las cosas en su sitio y a cada uno en su lugar. No será el gobierno de turno el que ponga arreglo a esto sino una crisis económica que nos obligue a todos a reaccionar.

 

Paco Gómez Escribano, ALGECIRAS (Cádiz), 18-12-2007

 

DELICATESSEN

 

            - Y entonces, ¿qué quiere para cenar?

            - Veamos... Como entrante un gazpacho de bogavante y gelatina de trufa con piel de bacalao, de primero tomaré menestra en textura y de segundo me decanto por la pechuga de pato en escabeche ligero al vino, con puré de limón. Todo ello lo regaré con un Torre Muga del 2000.

            -  ¿Algo más?

            - Sí, puede anotar el postre: caviar de melón con bombón de Cardomomo, y lo acompañaré de un Juvé Camps Magnum bien frío.

 

Cenar a solas se había convertido en un ritual habitual, aunque esa noche la comida sería exquisita, y darle caprichos al paladar suponía un lujo extraordinario que pocas veces podía llevar a cabo. Si alguno de sus sentidos se desarrolló por encima de los demás, sin duda fue el del gusto. Ya en su infancia separaba las golosinas según su ligero toque de acidez, siendo capaz de cuantificar la proporción de azúcar y gelatina y desechando al primer contacto con los labios las carentes de personalidad y sustancia.

Hacer la compra a primera hora le despertaba el olfato, percibir el aroma del pescado fresco, de ojos brillantes y agallas sangrantes, le inundaba de placer. Distinguía sin dificultad alguna el magnesio, los bicarbonatos y los cloruros que formaban el agua mineral, convirtiéndose en un catador delicado de sulfatos y flúor. Disfrutaba por igual de una uva pasa madurada en época, que de un queso de oveja con toques de hierba gallega.

 

La cena tardaría una eternidad, produciendo a través de la imaginación una cantidad de saliva desproporcionada. La emoción de los placeres venideros se mezclaba con el temor a no poder repetirlo, a castrar el sentido más cuidado.

Sentado en una esquina, en una mesa individual, iluminado por un débil foco de luz, tenía la mirada perdida de La última cena, su silueta triste parecía dibujada por el mismo Leonardo da Vinci, tenebrosa y medieval imagen.

El gazpacho de bogavante fue servido a una temperatura idónea, junto con la gelatina de trufa, la piel de bacalao, crujiente y salada, provocaba un estallido en la boca gratificante, que combinado con el frío caldo y sus destellos de tomate con puntas de ajo, le llevaban a cerrar los ojos para   emprender el recorrido de una experiencia que pronto olvidaría.

La menestra en textura llegó humeante, con los olores de los verdes espárragos, recuerdos de bosques y domingos, de humedad y caminos. Berenjenas sudadas, hojas de alcachofas tostadas, guisantes enanos con piel de terciopelo, explotando entre los incisivos como pompas de jabón.

Los tragos cortos, de vino color picota, intenso, con ribetes granates, brillante y vivo, madera de roble y frutales maduros, notas apenas imperceptibles de especias y vainilla, vino equilibrado, potente, de perfecta acidez y extremadamente elegante. Vino de sangre.

La Pechuga de pato jugosa en su centro, olvidando su sequedad innata, ánade nacido para acabar en su plato, alimentado de pienso gourmet, ligeramente escabechado con blanco norteño, pinceladas de albaricoque en su barril, puré de limón amarillo con acidez calmada, rebajando la fuerza sobrante con una punta de azúcar de caña, moreno y asado al fuego de madera seca.

Sentir como la vida se va yendo en cada mordisco. Disfrutar compaginando la pena y el placer.

El melón en caviar estallando en la lengua, flotando en el cardomomo amargo, cacao del sur con horas de sol, macerando el postre con cava franco y clásico, fino, suave, sedoso, de burbujas que forman una línea recta hasta la superficie, sin perderse, dejando un recuerdo exquisito.

Miradas clavadas en su degustación, esperando que llegue al final para empezar otro principio. Dejar la cucharilla en la copa y sorber el último trago de espumoso.

De nuevo las esposas en sus muñecas. Abandonar la celda y dirigirse al patíbulo. Su última voluntad se había cumplido.

En el camino hacia la cámara mortal recordar las regalices de campos, las fresas salvajes, el pan de horno, la sangre de potro.

Una inyección y dormir. Con los destellos frutales de tierras del este que reposan en sus encías.

Para siempre con el regusto del mar del bogavante en el paladar.

 

Gemma Cantador, La Granada (Barcelona), 17-12-2007

 

 

Fragmento del relato

Geometría final

 

..........Finalmente opto por dormitar in situ para no causarle molestias a la auxiliar. La muy zorra ni siquiera me lo agradece.

     Una vez por semana el médico titular se deja caer por aquí con el loable propósito de asegurarse de que todos seguimos respirando, aunque sea dificultosamente, y con la, algo menos loable pero mucho más lucrativa, intención de firmar su hoja de asistencia para evitar malentendidos en la siguiente nómina. Hoy tocaba visitar a los viejos de Frontera del Edén y, desde primera hora de la mañana, nuestro doctor especializado en gerontología revoloteaba por las habitaciones de sus quejumbrosos pacientes, evaluando con solemnidad los cambios acontecidos en el transcurso de los últimos siete días en una célula, un tejido, un organismo, una memoria... Y todo ello para evitar que nos enfrentemos a la soterrada realidad: la vejez no es una fase de la vida sino el último estadio de un ciclo vital normal. Normal entre los humanos, se entiende, ya que en el mundo salvaje la supervivencia de un animal hasta la edad anciana es un suceso tan raro como poco conveniente para el grupo del que forma parte, y tal vez esta inconveniencia sea la causa evolutiva de que la mayoría de los especímenes mueran por accidente o por depredación antes de llegar a la senectud. Sin embargo la labor de don Gerardo (así se llama nuestro geriatra) consiste en minimizar las discapacidades y minusvalías asociadas a la vejez; hablando con propiedad, en evitar, dentro de lo posible, que la palmemos, y si este supuesto no resulta evitable, procurar al menos que palmemos por causas rigurosamente naturales y jamás por una negligencia profesional que en nada beneficiaría su carrera y mucho menos la reputación de la residencia. Cuando llegó mi turno de demostrar lo genuinamente viva que me seguía encontrando una semana más, ...........

 

Ma. Teresa Lezcano, Torremolinos (Málaga), 13-12-2007***

 

 

Fragmento del artículo de Opinión 

Urbe

 

..............Encontró ciervos desvalidos que se jugaban la vida frente a cazadores sin conciencia, y ratas del oportunismo que perfumaban sus alcantarillas con exclusividades parisinas. Encontró princesas de la noche que besaban y fornicaban sin cesar pensando que el príncipe que las despertaría de la pesadilla aparecería alguna noche, que cualquiera de los sapos que babeaban sobre ellas se convertiría en el hombre intuido que arrancaría de sus memorias las noches de sexo amargo y oscuro y las lágrimas con sabor a alientos desconocidos.

     La mayoría de los hombres a los que conoció eran animales de sangre fría que buscaban superficies cálidas para regular su propia temperatura, reptiles en cuyos ventrículos la sangre arterial nunca llegaba a mezclarse con la venosa.

     Mientras la noche urbana pintaba su autorretrato con acuarelas salvajes, las nuevas cariátides sostenían el peso de un armazón herido y el sonido imperturbable de la flora metropolitana atravesaba el quejido vertical de la urbe y lo propagaba hacia las laberínticas arterias de la tierra. 

      Las pupilas de la ciudad vigilaban las noches de hormigón: animales domesticados por el éxtasis urbano, ávidos de sonidos nocturnos porque tenían miedo de sus propios sonidos internos. Cuerpos errantes entre óxidos básicos y óxidos ácidos, cuerpos que llevaban tanto tiempo perdidos, que probablemente nacieron ya perdidos y se buscaban a sí mismos inútilmente, en locales repletos de ausencia y aceras calcinadas de soledad. Cerebros húmedos en los que no prendería ninguna llama y sexos como polvo de aluminio en incendiaria combustión.

    Mientras las torres de los nuevos dioses se colgaban de las nubes a través de sus antenas, rectilíneas como quijotes inmóviles, ..................

Ma. Teresa Lezcano, Torremolinos (Málaga), 13-12-2007***

 

 

 

Fragmento del relato  

El despertar de Federico Montiel

 

..............Si en su presencia ocurría algo inhabitual, todas las miradas convergían hacia él, y si estaba ausente no faltaba quien asegurara: “Federico Montiel no debe de andar muy lejos”.     

     Fue un niño y un adolescente solitario. Para rehuir las miradas de burla y las palabras mordaces, se acostumbró a desconfiar de todo y se aficionó a la introspección y a los pasatiempos unilaterales. Encontró en estos y en la meditación un símil de felicidad que hubiese podido durar indefinidamente, de no haber mediado el despertar de sus sentidos, coincidente o quizá acelerado por la llegada a la casa familiar de la prima Olga.

       Olga, que era huérfana de madre y cuyo padre tenía indeterminados negocios en el extranjero, estudiaba en un internado suizo y vino a pasar las vacaciones de verano con su única familia conocida, la de Federico Montiel. Olga tenía dieciséis años, uno más que Federico; era una adolescente cuyo aspecto algún literato demasiado exigente hubiese podido despoetizar fácilmente: sonrosada y algo entrada en carnes sin llegar a la opulencia, con unos ojos gatunos y unos movimientos que despertaban en Federico unas sensaciones desconocidas, como si una raspa de pescado atravesada en la garganta le cortara la respiración.

     Nunca en la casa de Federico Montiel se quebraron tantos vasos y floreros  ni se inutilizaron tantos utensilios como el verano en que Olga instaló sus ojos huérfanos  y su piel frutal en la residencia de los Montiel. Federico se olvidó de los libros, sus amigos más fieles, de los crucigramas y de las películas de Bogart y de Cary Grant, sus favoritas, y se acostumbró a seguir a distancia a aquella prima que parecía ignorar su existencia desde que el hermano de Federico, Santi, que ya tenía veinte años, le anunció a la recién llegada: “a éste, ni caso, el pobre es un gafe sin remedio”.                     Desde ese momento Santi y la prima Olga se convirtieron en inseparables.

 

     Siempre desde una prudente distancia, Federico fue testigo de sus juegos..............          

Ma. Teresa Lezcano, Torremolinos (Málaga), 13-12-2007***

 

ADAGIO A CUATRO VOCES

Hoy ha comenzado el otoño. El viento silba ahí fuera y encrespa las hojas agónicas de los árboles. También aquí, en Ibiza. Desde el apartamento oigo las olas rabiosas, las imagino desesperadas ante su muerte inminente. Tampoco mi ánimo está hoy muy vivo, todo el día he estado atrapado por un sentimiento de languidez, de recuerdos, de confesiones íntimas. Tumbarme en una de las hamacas de la playa, o en la misma arena, la música del mar, acaso la inquina con que las olas rompen en su último estertor, me parecen ahora la mejor opción.


Son las dos de la mañana y aún las luces municipales se mantienen encendidas. Los rescoldos de la temporada, me digo, pero ya en la playa solo la luna, arrebatadora y seria, me contempla. Descubro que no soy el único nostálgico esta noche. La cala, en forma de óvalo que se proyecta en el mar, es más ancha que larga, pero yo me acerco donde mi compañero de noche ocupa una hamaca. No me siento justo en la más cercana, no quiero importunar, aunque sé que lo hago. Fugaz veo todo, creo ver un mar fugaz, un cielo fugaz, un ánimo fugaz, sin duda mañana me sentiré mejor.

Sé que las casualidades no existen, qué es lo que nos ha traído hasta aquí. Por un lado y otro, hasta donde abarca la mirada, solo estamos él y yo. Arriba la luna sigue mirándonos. Al fondo el mar. Detrás nuestro, creo que a ninguno de los dos nos interesa lo que haya. Todo es silencio, sólo el rumor de las olas nos alivia de nuestra propia perturbación.

.- Intenté suicidarme, alguien me salvó la vida -el viento ha traído hasta mí sus palabras.

.- Me llamo Javier. Soy programador informático -digo yo.


No sé qué me impulsó a presentarme. Se giró hacia mí, localizando la voz. Pero yo hubiera preferido que no lo hiciera, seguir manteniendo ese anonimato, yo solo una voz nítida surgida del murmullo del mar. Y sin embargo, del silencio que ha seguido a mis palabras, han sido otras las voces que han surgido. De algún lugar infinito de mi olvido, lo sé, venían esas voces, primero difusas, turbias y escalofriantes, después, cuando límpidas, aún más perturbadoras.


Un aullido estremecedor se abrió hueco en mi memoria. Desde que Marta tratara de describirme ese desgarro he tratado de imaginarlo muchas veces, siempre sin conseguirlo. Por definición un desgarro no tiene límites, pero sí mi imaginación. Solo lograba enunciar palabras, sin hacerme idea de hasta donde alcanzaba su significado. Una mujer rota, desquiciada, la histeria, los golpes alocados en la puerta de Marta, su vecina, la sangre en las manos.


.- No veía salida, no se me ocurrió nada mejor -dice mi compañero de noche pero no le contesto. Son las palabras de Marta las que escucho ahora. "Odié a ese hombre, Javier, no en ese momento, claro, en ese momento no tenía tiempo para odiar, solo para hacer lo que tenía que hacer, me refiero a cuando tuve tiempo de reflexionar en lo que nos depara la vida".


La voz de Marta es un fa sostenido, una armonía y quietud cuando, desde el tiempo, cuenta el suceso. Ni siquiera cuando me lo relata habla desde el rencor, ha pasado ya mucho tiempo, pero sí me cuenta, desde la serenidad, sus sentimientos. "Un hombre puede hacer lo que quiera con su vida, aunque sea lo peor, pero no implicar a los demás. A eso no tiene derecho". Las palabras de Marta eran incuestionables. Aunque yo no estaba allí para cuestionar nada. Leticia, su hija y mi novia, me había invitado a tomar café, su madre quería conocerme, y de paso contarme algo. Tomé un sorbo de mi café y seguí escuchando a Marta, ahora avergonzado.


.- A veces no pensamos en lo que dejamos atrás -dije, aunque no quería parecer moralista. ¿Fue este también el comentario literal con el que respondí a Marta?

.- No, eso es cierto, pero en esos momentos, cuando te sientes capaz de llevar a cabo lo que lucubra tu mente, todo te da igual -dijo el hombre, ya sé que buscaba mi comprensión.

.- Algunos sentimientos no debieran estar permitidos -le respondí a pesar de todo, y al oírme decir esas palabras volví a oír clara la voz de Marta.


Repito, no quería ser moralista, ni mostrarme en esa posición de superioridad desde la que otorgamos el perdón o la indulgencia, la misma comprensión; como cualquiera, sentía curiosidad por conocer el motivo de esa decisión, mucho más que la morbosidad de una descripción somera del acto en sí, el acto solo respondía a un carácter de ejecutivo pero de nuevo un estrépito, un ejército de timbales y flautas irrumpió en mis oídos y reclamó mi comprensión, y ahora me parecía ésta más fácil y necesaria de otorgar que la que me pedía mi compañero.


El llanto inconsolable de una niña de ocho años, Leticia, los reclamos a la madre. Marta, por el contrario, no podía entonces atenderla y su voz se mostraba exigente. "No te muevas de aquí, me entiendes, no te muevas de aquí". Leticia había visto la sangre en las manos, y en la falda, y en la blusa de la mujer que llamó a la puerta con voces y golpes arrancados del alma pidiendo auxilio. "Mi marido ha intentado suicidarse, ayúdeme por favor, se lo ruego, aún vive". Fue Leticia quien abrió la puerta. Desde el pasillo, atónita, la madre escuchaba a la mujer. "No te muevas de aquí, me entiendes, no te muevas de aquí". ¿Quién iba a imaginar que a esa hora, un poco después de volver del colegio, mientras merendaban y veían una película en el vídeo, la vecina de enfrente rompería la armonía familiar? ¿Quién iba a imaginar nada?


Pero yo me empeño en imaginar más allá de mis posibilidades. Me empeño en ver a Leticia, mi futura novia, creciendo con la imagen de la realidad más feroz y cruenta. Me empeño en ver a Carmenchu, la vecina que a veces presta la sal o un paquete de fideos, ensangrentada y drogada de dolor e impotencia. Pero este hombre me mira ahora, de nuevo se vuelve hacia mí, "no le pido su comprensión", me dice, y yo me empeño ahora en verle suspicaz, molesto, decidiendo si ha llegado ya la hora de irse.


.- He conocido un caso similar al suyo. Alguien quiso suicidarse y alguien le salvó la vida -no quiero que se moleste o se vaya enfadado, no me da igual, pero tampoco voy a dejar de mostrar lo que revivo con su tristeza. Todo es un punto de vista, cada uno distinto, lleno un mundo.


Por ejemplo, aunque no es un ejemplo, al recapacitar sobre lo que él me dice yo oigo las palabras de Leticia, no me acuerdo ya de donde vinieron, es evidente que estábamos en crisis, yo quise defenderme, no sé, supongo que gastar el último cartucho, la quería, debo añadir que solo para mí, era la mejor, es la mejor, pero yo no, "si me dejaras sería capaz de suicidarme", en ese momento la voz de Leticia, siempre un sí suave cambió, yo no sé a qué, fue sólo un momento, después volvió a su más dulce atractivo. Pero al cabo de unos días me pidió que fuera a su casa, su madre quería conocerme. Es aquí y ahora cuando reconozco el alcance de su respuesta, "eres un imbécil y un gilipollas, ni siquiera sabes lo que eso significa".


.- ¿Para qué sirve ir al gimnasio todos los días y convertirte en un tipo fuerte y musculoso, alto ya lo eres? ¿Para qué sirve creerte el mejor, mirarte al espejo, masajearte abrillantador en los músculos? Después de todo, me refiero a los días que siguieron a ese café con Marta y Leticia, me refiero a después de que ella me dejara, cuando yo lo comprendí, quise sentirme escritor. Pero sé que sigo siendo un gilipollas y un imbécil. Leticia me dijo que no podría mantener, desde ahora, una relación satisfactoria conmigo, Marta me contó la razón, yo lo comprendí, me costó mucho, porque me jodía no ser yo el mejor, acaso el más guapo de todo el gimnasio. Leticia me llamó gilipollas y aún así, dos días después, me dijo que su madre quería conocerme, me invitaba a un café.


Cuando salíamos de la casa también Carmenchu salía en ese momento de la casa vecina. Carmenchu era el silencio, la discreción, acaso un sentimiento inapropiado de culpa y de vergüenza. Saludó con un murmullo tímido a Leticia y una sonrisa familiar y sincera, pero también contenida. Me miró. Hizo algo parecido a una reverencia, acaso por mi altura. Me llegaba al esternón pero sé que esa no es forma de decirlo; como si dijéramos me llegaba a la altura de los zapatos. Con estos recuerdos yo miraba al hombre junto a mí en la playa y me preguntaba si éramos de la misma estatura.


Comenzó a lloviznar. Parecía la misma brisa que nos trajera del mar unas gotas de agua salada y refrescante. No hacía frío. Mirábamos la oscuridad tratando de encontrar respuestas, quizá tratando de no encontrar nada, de no buscar nada. Cuando comprendí que la decisión de Marta era irrevocable compré un billete para Ibiza. He pasado los días aprovechando el último sol, las noches en la discoteca, tratando de olvidar. Hoy algo me decía que tenía que estar solo.


¿Fue una crisis económica insalvable? ¿Fue un desamor? ¿Fue reconocerte distinto a como habías deseado? ¿Fue tu cabeza loca? Tengo ganas de preguntarle, pero también de llamarle imbécil y gilipollas y al instante irme a la discoteca, no está lejos y aún no es demasiado tarde. También tengo ganas de abrazarle.


.- Hice un repaso, sabes, acababa de cumplir 45 años, venía del médico, eran las seis de la tarde más o menos, mi mujer, Carmenchu, me recibió como siempre, alegre, abierta, callada y dispuesta, y como sabía de donde venía, en la canícula del verano con un camisón que trasparentaba todas sus redondeces. Me sentí excitado al instante. Luego pensé que no merecía la pena, no valdría para nada, se me soltó el brazo, solo me acordaba de las palabras del médico, el último y definitivo análisis, luego me tranquilicé, "perdona Carmenchu, no he querido pegarte, no sé como he podido hacerlo, todo esto es demasiado decepcionante para mí", "¿te importa si salgo a dar un paseo?", me miró comprensiva y cansada, "no, claro". Yo me quedé allí pensando porqué clase de mala suerte no podía tener hijos, porqué iba a ser siempre un nostálgico cuando en mi vida publica era un ejecutor y todo el mundo se rendía a mis decisiones, porqué no podía tener hijos de mi propia sangre.


El nombre de Carmenchu me alertó. La lluvia, finísima, comenzaba a molestarme, igual que él con sus recuerdos, con su historia. Ahora las voces de Leticia y Marta, la humilde de Carmenchu, se hicieron vívidas, y también la mía propia. Unas voces hablaban de la vida y silenciaban la muerte en su veredicto final; la otra, ignorante, hablaba de la muerte con gratuidad, olvidando la vida. Ahora era yo el que tenía deseos de revitalizar a mi compañero de noche, y también pensé que no podía hacer nada. Solo él tenía en su interior la respuesta.


La lluvia comenzó a calar nuestras ropas. Me levanté. Hubiera podido aguantar mucho más junto a él, a pesar de la lluvia, a pesar de todo. Pero no me pareció que fuese el momento. "Vamos, Javier, las cosas nos esperan", "a mí no me espera nadie", "a ti te espera alguien a quien todavía no conoces, tú mismo".


Me levanté. Le ofrecí mi mano. Sin rechazármela tampoco la aceptó. Me cansé de extendérsela y me fui. Dije adiós. Él se quedó allí. Me pareció que intentaba levantarse. Acaso era solo mi imaginación, mi empeño, mi afán. Aún andando por la playa me volví hacia atrás. La noche seguía oscura, tan solo la luna era testigo, y la arena de la playa, y el mar. Me volví. "Vamos, despierta, vive", grité, creo que en un do de pecho, acaso en un sol sostenido, necesitaba que él, por sí mismo, se levantase de la hamaca.

Como soy un deportista, orgulloso de mi cuerpo cultivado, le di la espalda, seguía sin comprender su actitud indolente, en un último momento me volví y le dije lo que no podía callar, "vive, cabrón, imbécil, vive y aguanta el mundo". No ví movimiento en la hamaca. No vi nada. De repente me di cuenta que en esa hamaca, en la otra, salvo yo, otra parte de mí mismo, no quedaba nadie.

 

Fernando Gómez Albarrán, Madrid, 14-12-2007

 

 

 

 

Fragmento del relato  

Alas, por fin

....................

—No —mintió—. Las lágrimas no son capaces de trepar, sino a través de una pureza que ya no tengo.

Y se fue. Ángel quedó solo en el cuarto, tal vez pensando que, efectivamente, había llorado cuando promulgó aquella confesión, más llevada de una necesidad antigua que de una pasión. Estaba seguro de no volverla a ver, y este extremo le hizo sentirse seguro, a salvo de la reflexión; sin embargo, no fue así. Volvieron a encontrarse en el vestíbulo del hotel, frente a las vidrieras que daban al jardín, mientras él hacía equilibrios con la silla en dos patas, inmerso en aquellas danzas de los sauces llorones. Entonces ella tomaba asiento a su lado y hacíase partícipe de aquel silencio en el que todo cabía. Les fumaban los cigarrillos, les bebía el licor y les consumía el tiempo los cuerpos, en tanto ellos dejaban allá tendidos sus miembros y se perdían por el infinito pasadizo de los sueños. A la noche, cada día, acudían al cuarto, se tendían desnudos sobre el lecho, enfrentaban sus humanidades con el esplendor vencido de pájaros muertos y el triunfo espléndido de muertos redivivos, y amábanse con furiosa mansedumbre entre aquel aliento que se hacía brisa, aquellas lágrimas que se  hacían océano y aquellas caricias que eran como un incesante batir de alas. Las carnes de cobre y las de mirra formaban entonces una carne única y ambarina, como uno era el aliento y uno el sueño y el regocijo. El cuarto en penumbra mudaba las manchas de los muros, la luna que había sobre la cómoda pintaba espaldas y besos inversos y la lámpara hacía la luz suave e íntima. Fue un verano con instinto de muchas primaveras; un sol de veinte años había calentado el hielo y la ceniza de las venas de Ángel, tornándolo sangre fresca, recordando pensamientos que hubieron de ser palabra un día, derribando con su plenitud los valladares que oprimían sus deseos dormidos bajo las bombillas. Ella..., ¡quién sabe qué pensaba ella! Dejábase querer y quería, haciendo alboroto en el silencio con sus ojos, tumulto en la sangre con su aliento, rebelión en el corazón con aquellas caricias que, como su piel, mucho tenían de limón y de terrorista.

............................

Ángel Ruiz Cediel, Alcalá de Henares (Madrid), 7-12-2007***

 

Fragmento del relato 

Objetos Perdidos

 

...........La paciencia del funcionario, muy deteriorada por tener que trabajar en pleno agosto en un recinto que parecía hermano de teta de un baño turco —por lo caluroso y lo depauperado, se entiende—, parecía haber tocado fondo. «¡Por supuesto que no es lo mismo!», sentenció a voces, haciendo ostentación de enconado enojo y retándome por el arrojo de mi incultura, al tiempo que evidenciaba su gallarda superioridad ante los escasos oficinistas que casi en exclusiva conformaban la audiencia. «Vayamos por partes», continuó a renglón seguido: «¿Cree usted en Dios, en Marx, en la revolución Nacional-Sindicalista, en la democracia, en la igualdad de derechos de los hombres o en la ecología?» Bueno, mi cara había de ser, por fuerza, todo un epistolario y mis ojos develar la inconsistencia de mis concepciones. Traté de explicar mi doctrina varias veces, echando mis ojos a lo alto o hacia dentro, buscando el meollo de mi credo; pero apenas si fui capaz de pronunciar algunos farragosos e inconsistentes balbuceos que, además, eran tan confusos como caótica mi oratoria. «Entenderá que con una descripción como ésta no podemos hacer milagros», se exculpó de la propensión a ser carne de archivo o papelera que iba tomando mi denuncia. «En fin», continuó, «vayamos a otra cosa: ¿tiene alguna sospecha sobre quién y cuándo se la robaron?» Me encogí de hombros. Definitivamente no estaba preparado para un interrogatorio de ese jaez, y gravité la cabeza sobre el pecho al tiempo que apoyaba mis codos sobre las rodillas,........................

 

Ángel Ruiz Cediel, Alcalá de Henares (Madrid), 7-12-2007***

 

 

Fragmento del relato  

El héroe

 

 

.............elevándole sobre los demás mortales, gracias a una generosidad que a punto estuvo de costarle la vida.

            Un equipo de televisión sobrevolaba la autopista en su helicóptero, como cada día, retransmitiendo para el informativo vespertino el estado del tráfico en las principales arterias de la ciudad, cuando el piloto y el cámara, nunca supieron por qué, casi al unísono repararon en aquel hombre que trataba de aferrar a otro en el borde del paseo que discurría junto al acantilado, impidiendo que cayera sobre los peñascos del fondo en los que con furibunda violencia se batían las olas. Jonás, el cámara, con ese instinto dimanado de una profesión que se ama como a una fe verdadera, sin dudarlo le enfocó, demandando del piloto que le iluminara con el reflector del aparato. Tenía un olfato para la noticia sobradamente acreditado, y sabía dónde hallarla como si ésta produjera cierta vibración en el aire que sólo sus sentidos eran capaces de percibir.

            Les filmó mientras ambos hombres agitaban los brazos con desesperación, tratando de eludir lo que a todas luces era inevitable, durante dos o tres interminables minutos, hasta que un grito desgarrador, que restalló sobre el tumulto del tráfico y se sobrepuso incluso al rotor de la aeronave, casi heló su sangre en las venas, no quedándole aliento sino para exclamar para sí un «¡Oh, no, Dios mío!», que, sin embargo, no le impidió seguir filmando.

              El hombre que aún permanecía .............................

 

Ángel Ruiz Cediel, Alcalá de Henares (Madrid), 7-12-2007***

 

 

 

Enlace al relato inédito Vivalda ya tiene su flor,

colaboración especial y desinteresada de Ángel Ruiz Cediel

 

 

 

 

 DIAMANTES MALDITOS

  

                   Un claro en la selva. El calor hace brillar los torsos oscuros con un sudor pegajoso. Una mancha ocre, como una herida abierta en el verdor. Una herida que hace manar la sangre de los esclavos del siglo veintiuno. Miserables salarios del miedo. Crac, champ, crach, champ, es la música constante de los picos y palas. Gmbo sueña:

                  Sólo una, una piedra, pues eso es lo que es. Una piedra. Si me la trago no va a pasar nada. Total, no voy a tener tan mala suerte que me agarre el control. No lo hacen todos los días. A lo mejor tengo suerte. Gmbo duda. Los controles son horribles, nauseabundos. Un laxante. Retortijones. Una vasija debajo de tus nalgas...y allí está la piedrecita, esa piedrecita que los vigilantes agarrarán sin asco. El fin justifica los medios  ¿o no? Te expulsarán sin contemplaciones, sin sueldo. Saldrás a la oscuridad del camino y si no te devoran las fieras de cuatro patas, lo harán las de dos. Nadie que haya osado tragarse un diamante sobrevivió y a veces, ni se encontró su cuerpo. Pero, si me atreviera, podría llegar a la única cabina telefónica del poblado, me pondría de acuerdo con Peter Harris, una especie de Indiana Jones. Él sabe lo que hay que hacer. Arreglaría mis papeles para vivir en Holanda, donde se venden los pedruscos. Pero yo le diría que no. En Holanda hace frío. Yo me iría a España, al sur, donde el sol brilla siempre, donde la gente es risueña y alegre. No iría en patera, como esos infelices de los que no se sabe nada. Iría en avión. Jones me lo dijo. Más tarde, llamaría a mi mujer y a mis hijos. Se acabarían las penalidades, se acabaría la miseria.

                     Crac, champ, crac, champ. Sed, calor. No hay látigos como en las películas. El látigo brilla en la mirada azul del vigilante. El látigo levanta la piel del corazón. El látigo restalla en las células del cerebro...y duele, por dentro, pero duele. Hora de almorzar. Algo que al menos, calma un poco el látigo del estómago. La piedra, transparente, perfecta, reluce en la palma blanca de su mano, pues los negros tienen las palmas blancas para acariciar palomas sin que se asusten. La piedra deja traslucir las venas de sus manos, la raya de la vida, la del corazón y las grietas producidas por las herramientas. La sirena rompe los sueños de Gmbo. Esta noche. Esta noche lo haré.

                    Ya todo es azul, azul oscuro. La noche pone a todos en su sitio y en su color. Ahora, ahora es el momento. Un trago de agua y ya está. Ya no hace calor, pero Gmbo suda. Tengo que refrenar el temblor de mis manos. He pasado un control y otro y otro. Todos los controles. Nada en mis bolsillos ni en mi boca. Nada en mis trenzas resecas. Nada en la bolsa de la comida. Se acabó. Respiro. Ya estoy en la selva.  El camino se estrecha hasta convertirse en un túnel casi negro. Gmbo lo ha pasado cientos de veces, pero hoy es distinto. Lleva un peso más en su cuerpo, algo insignificante, pero de lo que depende su vida. Si alguien lo hubiera visto tragárselo, si lo delataran, si...

                    Gmbo está solo. En la casi total oscuridad, pues sólo unas pocas estrellas alumbran el camino. No quiere sentir miedo, pero el crujir de las ramas, los silbidos casi imperceptibles que alternan con silencios, más sospechosos aun, hacen que tiemblen sus piernas y sienta calambres en el estómago. No. Por favor. Ahora no, cuerpo impertinente. Dios mío. No permitas que me tenga que agachar ahora. Un hombre agachado sería de lo más vulnerable...y no podría ver en dónde cayó el diamante. Pero sigue caminando. Ya pasó el peligro. Lo que le resta son meros trámites, llamadas telefónicas, papeleos y ¡a vivir! Ni siquiera siente remordimientos, pues “Robar a un ladrón tiene cien años de perdón“.

                  Falta poco para llegar a la aldea. El crujir de ramas ha cesado y en su lugar se escuchan los sonidos del poblado, las canciones para dormir a los niños o los ladridos de un perro. Ahora son más perros los que ladran. Todos. Desesperados. El ganado muge. Algo ocurre en el poblado. Gmbo acelera el paso. Huele a humo. Ahora lo ve !El poblado arde! Corre, corre con desesperación !Su familia!

                   La aldea es una bola de fuego. Gente y animales que huyen. Gritos de terror. El rojo de las llamas resalta sobre el cielo de la madrugada. Su casa carbonizada. Su familia ¿Dónde está su familia?  De la garganta, de las entrañas de Gmbo sale un grito que hace temblar la selva, el grito de un león herido.

 

                   Han pasado los meses. Gmbo viaja en tren, y en el duermevela que produce el convoy recuerda las vicisitudes que sufrió para poder sacar a su familia de África. Todo salió como se había planeado. El diamante recorrió todos los matices y líneas que recubren las manos y regresó a las suyas en forma del suficiente dinero para salir de la miseria, pero no para dejar de trabajar, de madrugar y luchar por la vida. Por eso, esta mañana temprano viaja en este tren de cercanías que le lleva a su trabajo, en España, en un pueblo cerca de Madrid.

                     De pronto, una explosión y un grito unánime. Por un momento, el fogonazo rojo le trae a la memoria el cielo encendido de otra madrugada…pero allí no hay perros que ladren, sólo colmillos puntiagudos que muerden su carne. Un silencio, más siniestro que los aullidos, deja paso al olor de la sangre y la pólvora.

                 Gmbo despierta en una habitación blanca, aséptica. No recuerda nada, pero en el caos que se apodera del hospital ve pasar por delante el cuerpo de lo que fue una hermosa dama. Una mano blanca cuelga con mortal elegancia y en uno de sus dedos luce un enorme diamante como un sol de medianoche, como un fuego africano.

 M.Carmen Guzmán, 6-12-2007

 

 

 

Fragmento del relato  

La mirada tras los barrotes

.........

Sus pequeños ojos negros, que casi acariciaban los barrotes, parecían tristes; carecían de esa alegría natural de la que había hecho gala durante todas las mañanas anteriores. Desde que nos encontramos por primera vez, una tarde lluviosa de finales de abril, cuatro años antes, jamás había albergado la sensación de que pudiera tener un problema grave; pero, ahora, la posibilidad de que así fuera me preocupaba enormemente.

Desayuné, e hice algo de ejercicio para no perder la rutina. Luego volví a él.

Habían transcurrido dos horas y apenas se había separado de los barrotes, salvo para beber un poco de agua a media mañana. Su actitud me desconcertaba. ¿Condensaría toda su inquietud en la insensata idea de salir de allí? ¿Querría escapar de su mundo? ¿Era eso?... ¿Se sentía atrapado?... ¿Cómo era posible?

...........

Manuel Pérez Recio Valencia,, 27-11-2007***

 

 

El mentalista que nunca fallaba

                   

                    El circo llegó al pueblecito extremeño a finales de septiembre y, como cabía esperar,  fue todo un acontecimiento para sus escasos doscientos habitantes. Pidieron el permiso correspondiente al alcalde para instalarse a las afueras y, amablemente, se les concedió un cercado muy apropiado por su terreno llano y amplio que había servido de era para trillar hasta hacía pocos años y que ahora estaba sin utilizar al haber ido cayendo en desuso a lo largo de los años, lenta pero inexorablemente, las faenas tradicionales.

                   Los dos primeros días, los recién llegados,  los dedicaron a montar la carpa para las actuaciones y repartir casa por casa la propaganda para la única función que iban a representar; después seguirían camino de otros pueblos continuando con así con su forma de vida itinerante, pues ellos mismos gustaban de calificarse como ciudadanos del mundo, herederos de los antiguos cíngaros, cuyos orígenes hay quien sitúa en la lejana India.

                   Los chavales, los más viejos y algunos ociosos pasaban todo el día apoyados en unas vallas que se habían improvisado para delimitar un perímetro. Desde allí observaban el remolque donde dormitaban dos escuálidos leones machos y un tigre que, sin duda, habían conocido tiempos mejores, y que parecían ignorarse entre ellos. También hacían las delicias de los mirones los entrenamientos de los equilibristas y malabaristas, el colorido y las bromas de los payasos, y las dos chicas que realizaban un número sobre caballos, saltando a la carrera.  Las camionetas y  remolques habían sido colocadas formando un círculo para crear más intimidad y dejando un espacio sin cerrar para dar acceso a la carpa por la puerta de lona situada en su parte trasera. Pero por los muchos huecos se podía contemplar como se desenvolvían en medio de mucho guirigay y colorido.

                   Los comentarios de todo tipo se sucedían a lo largo del día entre los lugareños. Unos estaban fascinados por las vestimentas ajustadas y de colores brillantes, otros por ser la primera vez que veían “fieras”, aunque en realidad no se supiera si estaban vivas o muertas ya que no movían ni el rabo para espantarse las moscas; otros, por la precisión de los malabaristas que durante horas y horas ensayaban con mazas, aros, pelotas, e incluso teas ardiendo, pero sobre todo había un personaje que despertaba una curiosidad especial, quizás por su imagen enigmática.

                    Vestía totalmente de negro; camisa, pantalones, botas, capa y sombrero. Resaltaba también su extrema delgadez y, lo que más chocaba en un pueblo tan apartado de la vida de ciudad, que llevase los ojos maquillados de negro, con raya y unas pestañas muy largas. Una fina perilla y un delgado bigote, también negros por supuesto, remataban su enjuto rostro. El pelo, largo y lacio iba recogido atrás con una coleta. Tuvo aceptación un comentario  que indicaba que parecía un mosquetero de “esos de película”. Era el único al que no habían visto hablar, reír, o trabajar. Pasaba la mayor parte de las horas encerrado en su caravana, en cuyo lateral podía leerse un austero rótulo medio descolgado que decía: Louis Crow, Mentalista. Se especuló bastante sobre si debía de ser el mago pues el calificativo del cartel les sobrepasaba. Lo que estaba claro es que con esa imagen y esa actitud contribuía a crear un aura de misterio a su alrededor, seguramente buscada, necesaria para que su personaje fuese más creíble e impresionante.

                   Por las tardes se reunía más gente a curiosear, sobre todo los jóvenes que por el día estaban ocupados con sus trabajos o con las labores del campo. Sobre todo había tres que rondarían los veinte años que representaban a los típicos listillos de pueblo y que además hacían gala de la habitual composición que suelen presentar estos grupos, es decir, un líder y dos perros falderos dispuestos a realizar cualquier gamberrada para no defraudarle. En apenas dos horas que estuvieron mirando se metieron con las chicas dedicándolas todo tipo de “delicadezas”, tiraron piedrecillas a los caballos para espantarles, explotaron un par de petardos cerca de los malabaristas, mearon dentro del recinto vallado y dejaron bien claro quiénes eran los chulos del pueblo, a pesar de los reproches, “para cubrir el expediente”, de los más viejos, que en el fondo reían sus gamberradas.

                   Eran Teo, el líder, y sus dos “sicarios”, Juanito y Chicho. Teo era el mayor, un tipo duro con quien los demás macarras de los pueblos cercanos evitaban pelearse, fuerte y fibroso y de buen trato si le caías bien; su hermano Chicho que se puede decir que vivía a su sombra, sabedor de que nadie osaría meterse con él, a pesar de que ni era fuerte ni valiente y, como suele ocurrir en estos casos, tenía como héroe a su hermano mayor y seguía sus órdenes sin cuestionarlas, tratando de agradarle en todo lo posible; y Juanito, osado, pícaro y dañino, una verdadera joya al que le faltaban todos los dientes de la parte delantera dando a su sonrisa el aspecto de mueca desagradable.

                    Justo cuando estaban dándose la vuelta para irse vieron fugazmente al personaje de negro que había salido de su furgoneta para acercarse a la fogata que se había hecho en el centro del campamento y alrededor de la cual se habían sentado casi todos. Simplemente dijo algo al oído de uno de los domadores para después volver a su caravana con su caminar parsimonioso y liviano.

                   -Joder, ¿habéis visto a ese capullo?- dijo Teo-.

                   -Ya lo creo, parece un enterrador. ¡Mirad!, en su camioneta pone mentalista. Si un chapista arregla chapas, un mentalista arreglará mentes, ¿no?, podías ir a que te arregle la tuya -. Carcajada  general.

                   - Creo que lo vamos a pasar bien mañana en la función. Venga vamos a tomar una cerveza, os invito -. Teo pegó una colleja a cada uno y los tres salieron corriendo en dirección a la taberna.

                   Por fin llegó el día esperado por todos, el día de la función. La verdad es que pocas cosas sucedían en el pueblo durante el año que rompiese la monotonía de su anónima existencia y de una vida dura en una tierra más dura todavía, como no fuesen las tradicionales fiestas, alguna boda o algún bautizo. Eventos así eran, pues, muy bien recibidos. Pero esa tarde había tres personas que tenían pensado montar su propio circo aunque fuese a costa de reventar la fiesta.

                    Prácticamente todo el pueblo estaba en el interior de la carpa, admirando de buena gana el colorido y el ambiente alegre que se respiraba. Estaban impacientes y dispuestos a aplaudir todo lo que se hiciese. Era lo que se suele llamar un público entregado de antemano. Como se permitía llevar comida y bebida cada uno se aprovisionó de lo que quiso; había botas de vino, cervezas, refrescos, chucherías para los más pequeños, pero lo que más abundaba era el chorizo y el jamón. Teo, Chico y Juanito también estaban entre la gente, pero éstos ya llevaban las consumiciones puestas. Se habían hinchado de cubatas en el único bar del pueblo y ya, nada más entrar se hicieron notar presagiando una velada conflictiva. Las carcajadas eran continuas, sobre todo por la salva de pedos ventosidades de todo tipo que lanzaron nada más sentarse. De nada servían las continuas reprimendas de los demás, más bien todo lo contrario, cuanto más veían que centraban las miradas de sus vecinos, más se crecían. El alcohol había hecho desaparecer de ellos el poco pudor y respeto que pudieran tener, y en ese estado, por lo que ya se sabía de otras veces, eran capaces de cualquier cosa.

                   Y la fiesta comenzó. Un hombre escrupulosamente vestido con un frac plateado, a juego con la chistera, presentó la función, primero dedicando unas palabras para explicar que el principal objetivo del circo es distraer a la gente y hacerlas olvidar durante un rato los problemas cotidianos a través de diferentes actuaciones, resaltando cómo detrás de éstas hay muchos años de entrenamiento y dificultades, viviendo en un itinerario sin fin con una vida de dedicación plena pues el circo no era un trabajo sino, más bien, una forma de vida, para continuar presentando los diferentes números que iban a ver y acabar agradeciendo la presencia y dedicando esas palabras que siempre llegan a la gente de que el mejor premio es el aplauso y la felicidad del público. Todo aderezado con la mejor de las sonrisas y alzando la voz en momentos puntuales y calculados.

                   Las distintas actuaciones se fueron sucediendo entre el agrado general. Se respiraba en el ambiente que el pueblo estaba feliz. Los acróbatas, los domadores, los equilibristas, y el número de las chicas saltando de caballo en caballo mientras éstos galopaban pusieron a la gente en pie. Ya había pasado más de una hora de espectáculo y parecía que todo iba a transcurrir tranquilamente.

                    - Bueno, ¿cuándo la vamos a liar? , llevamos aquí mas de hora y media y no hemos hecho ninguna, ¿es que te vas a rajar Teo?-, le increpó Chicho con sonrisa maliciosa.   

                    - ¡Qué dices, idiota!, me reservo para el capullo del enterrador ese. Se va a cagar el cobrador del frac -, y rieron de forma aparatosa, retorciéndose en las gradas de madera haciendo presagiar a los demás que algo se tramaba.

                   De nuevo el presentador, el hombre vestido a la usanza del famoso Gabi de los payasos de la tele, y que daba una coordinación y dirección al espectáculo poniendo organización y que anunció de forma rimbombante el último número:

                   - Y ahora querido público, una actuación sin parangón en el mundo del circo, no es un mago, no es un prestidigitador, es un mentalista -, dicho lo cual hizo una pausa para dar tiempo a la gente a expresar su sorpresa e impaciencia.

                   - Hace años que nuestros caminos se cruzaron por casualidad y les puedo asegurar que fue como encontrarse un diamante. Su actuación no les dejará nunca indiferentes. Puede ver más allá de los objetos, puede leer sus mentes, puede incluso adivinar cosas de su pasado, de su presente o de su futuro; es una de las pocas personas a las que se le atribuye el poder de la bilocación. Señoras y señores, con ustedes, el mentalista Louis Crow-. Después de esta presentación nadie se resistió a aplaudir, es decir, casi nadie. Hubo tres que no lo hicieron.

                    El individuo, todo de negro, tal y como se le había visto en el campamento, y rodeado de un aura de misterio, apareció en escena. Levantó una mano en la posición que se utiliza para llevar una bandeja en un restaurante, pero en vez de bandeja llevaba una bola negra de cristal de gran tamaño. Cuando se paró en medio del escenario escuchó:

                    - ¡Qué cucaracha más gorda!-, dicho por Teo, seguido de un enorme pedo de Juanito y una carcajada que esta vez fue general por lo inesperado de la situación.

                   Ajeno a todo, como si no hubiese escuchado nada, el individuo miró la bola que ante el estupor general empezó a elevarse lentamente hasta llegar a unos dos metros de altura, aparentemente sujeta solo por una fuerza mental canalizada a través de los ojos. Esto dejó a todos en silencio y boquiabiertos. En un momento dado e inesperadamente miró a Teo a los ojos y la bola cayó sobre la mano del mentalista como si la hubiesen soltado en caída libre. El aplauso se prolongó varios minutos. Acto seguido pidió que alguien del público bajase al escenario. Todos miraron a Julián, el alcalde, que casi por aclamación popular se levantó y se dirigió hacia el escenario.

                   - Bien, usted va a colaborar conmigo en este número, más que nada para que no haya ninguna duda sobre su ejecución-, le dijo, sacando del interior de su capa negra un montón de huellas hechas en papel de periódico. - Tome estas huellas ficticias y colóquelas en el suelo siguiendo un camino imaginario. Yo estaré de espaldas. Pero antes me vendará los ojos con este pañuelo negro y comprobará que no puedo ver nada a través de él. Posteriormente, usted mismo me guiará hacia el inicio del camino que habrá trazado en el suelo, y yo, solo con el poder de mi mente, le seguiré hasta su final sin salirme de las huellas. ¿Ha comprendido señor alcalde?.

                         - Sí, todo está claro, pero dudo de que pueda hacerlo.

                   Julián vendó los ojos del mentalista, y comprobó que no pudiese ver nada; acto seguido, le dio la vuelta y colocó en el suelo una veintena de huellas de papel  simulando un camino con tres o cuatro curvas. Una vez hubo terminado se dirigió al hombre, lo giró suavemente y lo acompañó, dándole la mano hasta el inicio de los papeles. Una vez allí lo soltó. El silencio era sepulcral. Louis Crow, no sin titubear, fue dando todos los pasos necesarios sobre las huellas hasta que llegó al final del recorrido trazado por el alcalde de forma aleatoria, tardando varios minutos en los que estuvo a punto de equivocarse. Una vez llegó al final dijo:

                    - No detecto más papeles, creo que he terminado-, y se quitó la venda,  comprobando el éxito de su  número que fue aplaudido hasta la extenuación. La gente puesta en pie se rindió al espectáculo.

                   Cuando los aplausos cesaron y se disponía a pasar a su siguiente número, Teo lanzó un huevo podrido que fue a estrellarse con una puntería increíble en el rostro del mentalista dejándole toda la cara llena del viscoso contenido y desprendiendo un olor indescriptible, al tiempo que dijo en voz alta:

                   - No me lo creo, este tío es un farsante, nadie es capaz de eso-, todo esto lo dijo de pié y entre las sarcásticas sonrisas de Juanito y Chicho.

                   Un silencio impresionante se había hecho en el recinto pero pasados pocos segundos muchos de los asistentes estallaron en una carcajada que se prolongó durante más de dos minutos. Totalmente chorreando de nauseabundo huevo, Louis Crow se acercó todo lo que pudo a Teo, y mirándole con unos ojos que parecían no tener fondo le dijo, en un tono de voz muy distinto del empleado hasta entonces, con una voz hueca y sin mover los labios, al estilo de los ventrílocuos:

                   - ¿ Quién te has creído que eres para estropear la felicidad de tus convecinos?, ¿porqué dudas de lo que desconoces?, ¿acaso dudas de que exista América sólo porque no has estado allí?. Eres un ignorante y te ríes de lo que desconoces. Desde hace miles de años algunos hombres han aprendido a manejar el ilimitado poder de la mente, unos lo han empleado para generar el bien, pero no olvides que también se pueden utilizar para realizar el mal. Esta sabiduría solo reservada a unos pocos alumnos por maestro se ha transmitido a lo largo de milenios desde los más oscuros inicios de la humanidad, sobreviviendo a la ignorancia de gente como tú y a la persecución por parte de aquellos que no admiten en su controlado mundo a los que somos diferentes. Te asombrarías de lo que puede hacerse si conoces y controlas el poder de tu mente. ¿Qué pensarías si te dijese que con solo mirar tus asquerosos ojos puedo decirte que no tienes padre?, que el mierda medio sordo ese de tu derecha es tu hermano, pero que a diferencia tuya despide un aura positiva. Déjale y será una persona de bien. Tu en cambio....

                         Y aquí ocurrió algo que nunca olvidará ninguno de los que estuvieron presentes. El mentalista esbozó una sonrisa que a todos heló la sangre, una sonrisa diabólica, de triunfo, y le dijo estas palabras:

                   -De ti no hay que preocuparse, no verás la luz del día de mañana ni oirás el canto del gallo. - Y giró en torno suyo chasqueando los dedos como señal para que le prepararan el siguiente número-.

                   Teo se quedó de pie, mirándolo, petrificado como una estatua. Se sentó y tras comunicar a sus dos compinches que no se encontraba muy bien y que iba a tomar el fresco, salió del circo y se dirigió hacia la taberna por las oscuras y solitarias calles. Chico y Juanito le dijeron que querían quedarse a ver acabar el espectáculo. Inesperadamente para ellos, Teo se marchó sin reprocharles, como absorto.

                    Mientras, en medio de la pista, las dos chicas que minutos antes habían realizado el número de acrobacias sobre los caballos y que también actuaban de ayudantes, depositaron un enorme baúl así como unas largas cadenas que llevaban consigo.

                   - Ahora, señoras y señores, presenciarán mi número estrella. Es un número de escapismo, algo que quizás nunca más presencien. Me meteré en el baúl con las manos y los pies atados por estas cadenas que, por supuesto, me colocará alguien del público. Luego me introduciré en el baúl y éste será cerrado con un candado. La llave que cierra el candado se la dejaré al señor alcalde para que la guarde. Mis dos hermosas ayudantes colocarán esta cortina negra delante y en tres minutos me liberaré de mis ataduras y estaré fuera del baúl-, y hubo un murmullo general de sorpresa seguido por aplausos.

                   Mientras Teo seguía su camino hacia la taberna se le ocurrió la forma de vengarse de aquél individuo que le había dejado en evidencia delante de todo el pueblo. A partir de ahora las cosas ya no serían igual y quizás perdiese el respeto y reputación que tanto le había costado conseguir a base de su imagen de duro. Ahora que nadie le veía le quemaría su remolque. Daba igual si le pillaban, pasaría unos días en un calabozo como otras veces y ya está, pero así aprenderían que con él no se juega.

                   Dio la vuelta y se dirigía al campamento del circo para poner en práctica su plan cuando, de una estrecha bocacalle, salió una mano que lo agarró con firmeza y lo llevó a la total oscuridad. Quien quiera que fuese tenía una fuerza descomunal pues Teo era fuerte y corpulento y fue movido como si fuese un niño. Pronto se encontró colocado contra la pared, con una mano en la boca. La voz que escuchó le aterró. Se meó en los pantalones. Había reconocido la voz del mentalista.

                   -¿Así es que pensabas quemar mi caravana ?. Voy a matarte, cabrón-, y le dio la vuelta .

                   - ¿Cómo puedes saber lo que estaba pensando? -, balbuceó Teo. Y vio dos focos de luz verde intenso donde debería haber dos ojos. Era demasiado tarde, comprendió en fracciones de segundo que no debía haberse burlado así de ese individuo, fuese quien fuese. La fetidez de su aliento le recordó al olor que desprenden los machos cabríos y por su cabeza pasó la idea de que se encontraba frente a Belcebú. Su mente pensó a velocidad de vértigo y atinó a decir algo.

                   - Si me matas todos sabrán que has sido tú, me has amenazado en público-. Y esto le hizo sentirse más seguro, pensó que el argumento era contundente.

                   - Eres tan simple que no entiendes nada. Tengo la mejor coartada que existe, ya que te recuerdo que ahora mismo estoy encerrado en un baúl ante todo el pueblo. ¿Quién me va a acusar?. Te daré algo para que pienses mientras mueres, ¿domino en realidad la bilocación o soy muy rápido saliendo y entrando en el baúl?

                   Teo no pudo responder, un fino y alargado estilete le atravesó el corazón y cayó al suelo como un saco de piedras con los ojos en blanco mientras un delgado hilillo de sangre se deslizaba por la comisura de sus labios. Un minuto después, Louis Crow, el mentalista,  salía del baúl dejando las cadenas en el suelo ante el aplauso de todo el pueblo. Luego se sentó en un rincón ante el público y allí estuvo durante toda la actuación de los payasos para que todos comprobasen que en ningún momento se ausentaba de la misma. Con esta actuación se puso punto y final al día de fiesta. Todos salieron contentos en dirección a sus casas, incluidos Chico y Juanito, que se habían olvidado de Teo por una vez en sus vidas.

                   Al día siguiente se desmontó el campamento y la caravana abandonaba el pueblo. Por unos pocos días, el circo había llevado la felicidad a un pueblo aburrido y de vida dura. Ahora comentarían durante mucho tiempo los números que habían presenciado dando argumentos de conversación y discusión. Bueno, hubo otro tema, el asesinato de Teo, que pasados los años siguió sin resolverse hasta que se archivó como un ajuste de cuentas entre las soluciones más probables. Nadie olvidaría fácilmente el espectáculo que habían presenciado, pero sobre todo al fascinante y enigmático Louis Crow, cuyo pronóstico sobre la muerte de Teo se cumplió con todo el pueblo como testigo. Todos pensaron que simplemente adivinó la muerte del infortunado muchacho gracias a sus poderes. Había entrado en el baúl y había salido tres minutos después; luego estuvo ante todo el mundo. Ahora su remolque cerraba la caravana y, desde él, sentado en el borde, arrojaba caramelos para los niños que corrían a despedirles.

Luis Miguel Blázquez Durán, 27-11-2007

 

 

 

Fragmento del relato  

Germen de Dios, semilla del diablo

 

...............»No es difícil suponer que, cuando Dios tuvo conocimiento de estos dislates, corrió en ayuda de sus creaturas amadísimas; pero ¿creéis que se dejaron auxiliar? ¡Qué disparate! Tan engalladitos estaban con sus locuras, que al mismo que les creó le acusaron de desvariar.

»No nos dejas vivir nuestra vida, ¡caramba! le riñeron. Es que así no puede ser. ¿Tienes que andar siempre hocicando en todo? ¡Ya está bien! ¡Respétanos y te respetaremos! Ahora, que si nos has creado para manejarnos como a títeres..., pues, ¡hala!, a servirte de entretenimiento.

»Dios, que es bueno, pensó que tal vez había creado seres más inteligentes de lo que se propuso en un principio, y admitió el no interferir nunca más en sus asuntos, a no ser que así lo pidieran expresamente. Llegó a razonar, incluso, que quizá estuviera resultando empalagosa su conducta, y que por esa causa se echaban en los brazos del diablo, pero que en cuantito se dieran unos buenos testarazos, ¡hala!, otra vez al redil, y con una buena lección aprendida. Así, pues, no le pareció mal la idea, y tranquilamente, con infinita paciencia, sentose a esperar que le pidieran ayuda sus queridísimos hijos. Tenía la seguridad, por otra parte, que en los momentos de mayor peligro aquel germen celestial que había en ellos florecería a tiempo, dándoles el valor preciso y la templanza suficiente para salir airosos del paso.

»Bien está les dijo; pero recordad: cuanto es bueno y cuanto no lo es ya está escrito en vosotros, pues resultado sois de mi germen. Así, pues, si dudáis, buscad en vosotros, y si aun buscando no encontráis, llamadme, que Yo os mostraré el camino.

              »El tiempo pasó y pasó, y nadie reclamaba su amparo. ............

 

Ángel Ruiz Cediel, Alcalá de Henares (Madrid), 26-11-2007***

 

 

 

Fragmento del relato  

Minueto

 

 

.................y seguía empeñado, dale que le pego, en afianzarse a su inútil existencia. ¡En qué mínimo espacio puede caber un hombre tan, pero tan grande! Le miraba y le parecía mentira que aquel cuerpo inerme, que respiraba gracias a la máquina aquélla cuyo pentagrama sólo contenía dos notas monótonas y machaconas, hubiera pertenecido al más hermoso galán, a su galán, un hombre tan vital y dicharacho que apenas si de soslayo cabía su mera sonrisa en el universo.

 

«¡Qué poca cosa que somos, amor!», soliloquiaba quedamente la mujer, derramándose en agruras al contemplarle aprisionado entre todos aquellos mecanismos que mantenían vivo su aliento y rendida su tiesura. «Ayer, el mundo nos concernía por derecho, y hoy..., ya ves en qué hemos venido a dar. Somos nada más que polvo armado con forma humana, que barro y suero aleados para lo baldío, que carne encaramada a un esqueleto y que promesa de fieros gusanos que han de devorar tanta inútil pasión y tanto desvelo. Te veo, amor, pero no te veo; te contemplo, más sólo tu ajena figura; siento tu calor, y sólo me parece deshabitado hielo usurpado a la muerte que usufructúa una vida aparente de latidos prestados y mecánicos alientos. Éstos tus labios, no son tus labios, amor, no; no son aquéllos que tempestivos enseñaron a las llamas con fulgurantes versos y ardorosos besos el poder incontestable del fuego. Éstas tus manos, no son tus manos, amor, no; aquéllas que como nadie conocieron de las caricias las blanduras probables de las sedas y sus secretos, aquéllas que como pájaros dichosos eran capaces de trisar entre los ululatos del planeta, levantando un enamorado festival de enardecidos acordes y de diáfanos minuetos. Éstos tus ojos, no son ya tus ojos, amor, no; no, no son aquéllos que contuvieron el esplendor estelar de los luceros, la espiritosa rutilancia de tu inocencia de niño viejo en un destello de hombre prendado de la vida..., de mí que estaba yo pensando, de un porvenir que nos ha dejado al pairo en medio del vendaval en este mundo estragado. No, mi amor; tu cuerpo, no es ya tu cuerpo. Nada de ti eres tú, porque te has ausentado de ti, de mí, del amor, dejándonos huérfanos, baldíos, inútiles como guiñoles en el arcón de nuestra quejumbre, sin la sublime voz que nos anime, como a Lázaro, empujándonos a la emoción del día o de la noche, de la risa o del llanto y de la luz y de la sombra..............

 

Ángel Ruiz Cediel, Alcalá de Henares (Madrid), 26-11-2007***

 

 

 

Fragmento del artículo de Opinión 

Subastas

 

 

................

A la puerta de los juzgados, en las salas de subasta o al otro lado de las pantallas, las mafias juegan a los dados mientras la funcionarial justicia pasiva mira distraída hacia otro lado: la liturgia del fracaso propicia la tenebrosa misa del dinero. Sentenciados a golpe de martillo (jueces y subasteros firmemente los sujetan) tras el ofertorio engullirán la carne y la sangre del ajusticiado en unas hostias tintas de amargura. Buena leña se recoge del árbol cuando ha caído, y con ella se caldearán las heladas almas del bestiario.

 

Pasear por esos diarios o esas páginas de Internet es un viaje a la catástrofe, una excursión a la tristeza. Son ventanas a la desgracia que impávidamente nos asuela desde la rutina; son paisajes ordinarios de una sociedad construida y cimentada en los haberes. No todos reímos el mismo día ni se nos saltan las lágrimas a la misma hora; nuestra indiferencia de hoy será la apatía que nos cerque mañana, y el mañana es una bestia paciente que siempre alcanza su presa. Hoy estamos a salvo, pero nos ha puesto sitio el lamento, nos rodea la desdicha, nos pretende el infortunio, la calamidad alquiló la casa de al lado. Nadie estará a salvo por siempre, y, entonces, ni los amigos o los parientes soportarán la adversidad a pie firme mucho tiempo. La solidaridad tiene un esqueleto efímero que por breve lapso soporta la catástrofe y una carne evanescente que gasifica la nobleza: «Mala suerte, ánimo», «Lo lamento, chico, hoy no puedo», «No está, ha salido». La amistad y el cariño, hoy, sólo es convergente al éxito o la fortuna. La desgracia tiene vocación eremita, voraz sólo carne adentro. «Vendo niño para lo que quieran», «Alquilo alma en buen estado». Sólo lo que pesa, vale; sólo lo que mide, cuenta; sólo lo que se puede transmutar en dinero, sirve. Así es la sociedad que hemos andamiado: unos venden riquezas de saldo y otros compran ............

 

Ángel Ruiz Cediel, Alcalá de Henares (Madrid), 26-11-2007***

 

 

 

 

EL TANGO DE LAS DOS ESPAÑAS

 

Visto está que lo nuestro es el tango. Desde lo remoto las dos españas siempre difundido con sus canillitas sus verdades, voceándolas a la luz gastada de los faroles de sus carnavales. Una vieja historia de amor y odio que incesantemente se repite en tantos almanaques, ignorándonos o bailando arrobados, por igual al beguén que al berretín. Ni contigo ni sin ti. Lazos de quebradas que al son milonguero sorteamos, enlazando la furia con la achumada pasión en lascas de piernas que a rolete tienen de cafeteo o de cachada: «Aunque tanto te odia mi amor, sé que no soy nada sin ti.» La Luna, con tanta carpa, jamás pudo de la Tierra zarpar.

La zapatera emoción que nos consume con la voz somos capaces de milonguear, con desgarro y cascada voz, al punto y al contrapunto: «Porque lo tuyo nada vale, lo mío tiene razón de ser»; «De tanto que te odio, no te puedo dejar de querer.» Y al unísono proclaman al cuete la bicoca de su quilombo —«Un corno importa el mundo, sino vos»—, cuando sólo se pretende del rival aceitarle los patines.

Él, azul, tigrero vivanco, agayudo y afanancio de querer, seisluces al cinto, cambusa amigo de runflas, parrandas y calaverear, terno mil rayas y sombrero requintado hasta las cejas; ella, roja pebeta entre el bramaje, bataclana seca, yirante y desengañada, carne castigada de esplendor crepuscular de mucho arrastre, enjoyada de malla y andamiada en tamangos de aguja. «Cuanto tengo sólo sirve para tenerte a ti»; «lo que me ofreces no vale una migaja de mí.» De amanecida la pasión conjunta busca el amasijo o anhela el telo: juntos o solos, de antojo no han de morir. Él, zumbado y trúa tranquea su cuerpo bajando la caña; yugadamente, su alma persigue ella. Los zurdos galopan barulleros bombeando un vagón de rencorosa sangre al ritmo del toletole del tilingo amor. Quisieran tomarse el espiro, pero invisibles lazos les atan a esta timba que imposible les es desanudar. No se titee que no es joda, maestro, que es cosa de tolola razón que no saben comprender ni hay fangote que lo pague.

En el boliche de la noche de la historia, yetudos y solos, están en la rúa de su país. La mortecina luz de los faroles envuelve la trenzada en su bruma. Como buques sin mancada se miran adobados: él, tablón, la ronda; ella, trotadora, se deja rondar. «Si es por dinero la viuda responderá, que el tiñuso no está por acá»; «si es por ventolín, taita, en este tambo no alcanzará tu caudal» La zaranda de la pasión vibra en las cuerdas de la borbona como pájaros remanyaos en los alambres. La eternidad les abre cancha bajo una bola de estrellas gastadas: sotretas y yirantas. Chantapufis se sondean, apilan sin dejar de embrocarse: «Odio tanto tu amor, que sólo odiar espero»; «amo tanto tu odio, que sólo amar anhelo.» El tostero rencor es una tragada de afecto que afloja toda baldosa en el arrabal.

Se detienen al apronte, se retan acercando las bochas, alzados se viscachean procurando ventajear mientras aguardan la barata: vigil atorrante él, desafiante turra ella. Como enamorados escorpiones giran tanteándose, cancheando agrandado cada cual el aguijón de su poder desde el aguantadero: su apostura versera y su poderío de cafisho él, con la manos en las shucas; su belleza terminal ella, arma que condujo al tumbadero a mil temibles rivales a quienes al bobo puso a rezar. Al tajo del apuntamento se afanan sin retacear, que nunca un terrantúa montó sire tan bravío y tan capaz.

Cuerpo frente a cuerpo, atorniyando cortejo inmóviles se balconean, tabulando qué les arruga y cuánto de frenesí empuja al bailetín a criaturas de tanto asfalto. Se toman las manos, y él, sobatineándola hacia sí arrimando la chata, la trabuca. Machimbrados, cascarudo pone en funcionamiento las bisagras el azul, avanza con la china añapada con los balancines contra él, en boleo persigue catarla dándola dique, trucha con trucha, chamuyando con el alma su tonguera pasión; raja la chirusa al compás del picaflor, evitando el choreo, conteniendo su viarazo amor en fugaces sacadas que den bronca al bailongo. Pero se detiene, y, mientras busca por dónde piantar, se sondean las claraboyas, giran, se revuelven, y, mancándose la farra, tejiendo ochos se dan la agarrada, se alejan y aproximan, chocan, se agrampan en un solo cuerpo, y, víctima, el azul arrastra a la roja en un vuelo que mucho tiene de cisne afiambrado. Se rehace ella, se apaña con sentido enojo, disputándole el espacio de sus pisones, agresiones que dan en ganchos, contraataques que en barrida pretenden derribarla, molinetes y cruzadas que disputan el espacio que consiente la alambrada. ¡Araca!, que el bejarano zurdo soltó su araña y está pronto a sucumbir, cayendo él al oyo de ella, cayendo ella al oyo de él. Un amor que de puro intenso tiene sabor a traición, que sabe que el gozo de hoy será mañana dolor.

Tanto su amor la desprecia que recula, finta; tanto su desprecio le ama, que, al fin, en una sentada, ambos se funden un beso largo y sentido, que a la vez, trompeados por su odio amoroso, con afectivo rencor se hunden en la espalda los alfileres de su encanto, boleteándose. «La maté porque era mía», en fin, o «Mejor muerto que sin mi.»

 

Ángel Ruiz Cediel, Alcalá de Henares (Madrid), 26-11-2007

 

 

 

Fragmento del relato  

Meramente rojo púrpura

 

...................

 

Pocos días más tarde, como ya anunciaba, su tren partía. Aunque dicen, y podría ser que así fuera, que el ser consciente flota ingrávido, que permanece horas, no se dicen cuántas, tal vez sean días, preso del tiempo aún, y del espacio, contemplando confuso su cuerpo inerte sin noción cierta de lo acontecido. Y de ser, ese flotar se me antojaría al pronto oscilaciones traviesas, giros audaces, frenéticas filigranas por el deleite de tan fantástica aventura, por el disfrute de esas sensaciones tan alucinantes que él ansiaría poder contar para transmitirlas hasta el punto de hacerlas sentir por quien le oyera, tratándose de él; al poco, el vagar de un paseante impaciente de escudriñante mirada posándola fugaz e inquieta allá donde pudiera haber un significado cualquiera, y receloso, y cansado; por último, tambaleantes vaivenes de impotencia, espasmos de dolor, peregrinar de cuerpo en cuerpo queriendo gritar su tragedia porque los suyos lloran o atenazan el llanto, porque sufren, porque es por él por quien lo hacen, y porque él ya no puede consolarles, esta vez ni con verdades ni con engaños, a pesar de ocurrírsele mil ideas, mil explicaciones, mil historias que contarles para aliviarlos.

 

Yo acudí al duelo, por supuesto; eso es algo que hay que hacer porque se siente la necesidad imperiosa de hacerlo. Mi mujer ya estaba allí, partió días atrás, a las pocas de recibir la llamada aquélla. Mi hijo se quedó de casero, de "guardés", con nuestros dos perros; así que viajamos sólo mi hija y yo. Aunque hubiera dado igual si no lo hubiésemos hecho. Él estaba muerto ya. No sé en qué fase de las tres de mis ocurrencias pudimos haber llegado; pero también daba igual, porque, ¿qué bien le hicimos a él yendo al velatorio? Ninguno ya. ¿O a su familia? A su familia no le llevamos más que otra palanqueta de abrir recuerdos que entonces, sin importar su signo, derivarían indefectiblemente hacia acrecentarles el sufrimiento; en cuanto a sentirse arropados en el dolor por la pérdida, en nuestro caso no encontrarían compañía ni compartimiento, sino que era el nuestro otro dolor más, puede que distinto, pero voluntariamente solitario, sin duda; al menos por mi caso puedo asegurarlo. No pretendí consolar a nadie, me hubiera sentido ridículo, sabiendo lo inútil de intentarlo; ni procuré de ningún otro, creo que ni siquiera inconscientemente, consuelo para mí ni para nadie.

Allí estaba su mujer, toda vestida de negro, fumando compulsiva, haciendo patética ostentación de entereza, sonriendo, riendo, haciendo los honores de la anfitriona, explicando a todo el mundo una y otra vez y de mil maneras las causas de su actitud, exponiendo esos tan lógicos razonamientos de su propia inspiración en los que se había apoyado para entrar ya, tan de lleno y con tan sereno talante, en la nueva etapa que el destino había abierto ante ella. Su palidez la desmentía, el temblor de sus manos la delataba; y la rojez de sus párpados, entre la oscura profundidad de sus cuencas, concitaban todas las miradas, furtivas, fisgonas, a veces descaradas.

Su hija mayor, la que unos pocos días antes me había llamado, deambulaba desconcertada. Quien busca sin saber qué, o quien busca consciente de no encontrar, suele caminar, y se detiene de poco en poco intentando distraerse de su inútil afán; así, ella saludaba aquí y allá, respondía con amabilidad a cualquier cortesía ...; y volvía a su vagar. A veces se hurtaba, a mi vista al menos, y cuando volvía a aparecer lo hacía como encogida y sus ojos asemejaban por su brillo un amasijo de vidrio hecho pedazos.

La menor estaba, según me dijeron, bajo el efecto de sedantes. No lo necesitaba, ni nadie se lo pedía, pero sonreía a veces; y podían no serlo, pero sus rictus, forzando la quebradiza tensión de sus labios cuarteados, me parecían tan amargos, y la hacían tan digna de compasión, que no podía menos que volcar la mía en esos momentos toda hacia ella.

Y su hijo... A su hijo no lo vi, no pude verle. Ni un sólo instante se apartó del cadáver de su padre mientras yo estuve en el duelo. Y ahora estoy seguro de que exageró quien me lo dijo, que no se había movido de su lado en todo el tiempo, pero entonces me pareció admirable aun sin sorprenderme...; aunque también eso daba igual...

.......................

Toaj Tagore Dauchna, 24-11-2007***  

 

 

 

Fragmento del relato  

Objetividad

Si bien este trabajo estuvo preseleccionado para su publicación gráfica dentro de nuestra colección Anuario, nos hemos visto en la necesidad de descartarlo por razones internas. Hemos intentado la comunicación con el autor, pero no nos ha sido posible. El autor queda liberado del compromiso adoptado al respecto con esta editorial.

 

 

...............

 

Laura bebió un poco de su Coca Cola y se tomó algo de tiempo, como si lo que fuese a decir no resultara fácil de hacerlo comprender.

                         - En un principio, poca; es más, hubo otros muchos que, como él, quisieron sembrar sus ideas y arrastraban a más o menos seguidores. Puede que este personaje tocara un poco más las narices que los demás, incluso hubo otros después que él, pero,...pero no sé por qué razón, varios años después de su muerte, su vida se convirtió en el eje de toda una Organización que llegó a distorsionar su memoria acentuando, o inventando a veces, algunas de sus acciones o discursos, y omitiendo otras, las más, las cosas que no convenían.

                         - A ver si lo entiendo bien: es una persona que tiene cierto carisma, pero no más que otros muchos; muere ejecutado por un Estado que no acepta que nadie vaya en contra de lo establecido, luego es un reo político, pero como otros muchos; sin embargo, muchos años después de su muerte un grupo de personas se organizan para crear... vamos a llamarle un emporio, o una empresa, retoman la vida de esta persona sencilla, sin mucha notoriedad, y se reinventan su vida para así sentar base con una serie de modificaciones y omisiones, a conveniencia, que mejor les sirvan para sus fines.

                        -Sí, y además, como nadie de ellos le conoció, tiran de hemeroteca y de una serie de referencias que se habían mantenido y escriben varios libros donde se fijan a conveniencia fecha, lugar de nacimiento, historia de su familia, discursos, acciones y se engrandece su muerte.

                       - Eso no es nuevo, muchos personajes casi mediocres se convierten en héroes o ídolos después de morir, pero eso sólo alimenta la necesidad de unos seguidores que si desperdician la ocasión de inflar el globo, no maman de la teta, ¿me entiendes? -dijo Paco- Pero continúa...

                       - Esta Organización se hace cada vez más poderosa y se aparta de las normas o estatutos iniciales, pero se rodea de una simbología que convierte en verdaderos iniciados a sus miembros. Por supuesto, las mujeres están excluidas; además se persigue hasta la muerte a quienes se alejan de su ortodoxia.

               ...................

Luis Miguel Blázquez Durán,Fuenlabrada (Madrid), 20-11-2007

 

 

 

EL RETORNO A LA INOCENCIA

 

 

Las manos de Omanba, ahora temblorosas por el hecho de apuntar a aquella pareja a la que le habían ordenado matar, no estaban hechas para sostener un fusil de asalto AK-47, aunque le habían acostumbrado bien a los cuatro quilos y medio del arma y a sus casi noventa centímetros de longitud; sus bracitos, aún delgados como espino a pesar de las semanas de instrucción, hubiesen sido más apropiados para jugar con una pelota. Sin embargo, su destino ya le había sido trazado.

Pero nadie había contado con sus deseos.

***

Omanba tenía doce años. En lejanos lugares, en países supuestamente civilizados, se le conocería como un “niño soldado”. No hacía ni un mes que una milicia de la NPFL- el Frente Nacional Patriótico de Liberia- lo había secuestrado en su “ciudad” natal, Ganta, en el condado de Nimba. La capital, devastada por la guerra, no tenía luz eléctrica, ni transporte o servicio alguno digno de llamarse como tal. La paupérrima paz que se creía respirar, propiciada por la anecdótica presencia de los Cascos Azules de Bangla Desh- anecdótica porque los soldados solían esconderse en sus cuarteles a la mínima confirmación de conflicto-, sabían todos que era un espejismo.

Omanba siempre había sabido que tarde o temprano algún grupo político armado se lo llevaría de su casa para servir como miliciano, porque era práctica común aquella, para horror de la mayoría de familias. Pero el chiquillo esperaba que ese momento no llegara hasta cumplir los quince, y por ello no se había unido todavía a los grupos de muchachos que se escondían por la noche en las colinas cercanas. Sin embargo, todo se truncó para Omanba antes de tiempo; los señores de la guerra de la NPFL debían andar necesitados de fuerzas para tomar a niños desnutridos que apenas podían aún sujetar un rifle.

A Omanba se lo llevaron de su propia casa a boca de cañón, ante la impotente mirada de sus padres, y con él a docenas de muchachos más, incluso niñas. Los cargaron en camiones sucios, como simple ganado, y durante un día viajaron en las malolientes partes traseras, sin que sus captores les dieran de comer o beber. Omanba vio cómo Zinna, una niña con la que había jugado en la calle, moría de sed ante sus aterrorizados ojos.

Pero lo peor estaba por llegar. Arribado el convoy a uno de los campos de instrucción, cercana la frontera con Côte D’Ivoire, los hacinaron en pordioseras barracas medio derruidas, y no mucho después comenzó el adoctrinamiento militar. Nada de lealtades a una ideología, a Omanba y sus compañeros los trataron con fuste: el miedo era la herramienta para aniquilar su inocencia, el abuso y la violencia destrozaron su entereza. Sus superiores no sólo les entregaban las tareas más duras del campamento, sino que los maltrataban físicamente con cada orden, ya estuviese bien o mal cumplida. Días después de llegar, al propio Omanba le rompieron a martillazos un dedo del pie derecho porque saludó a destiempo a un mando.

Pero si a Omanba le provocó horror algo fue lo que hicieron con las niñas. El chiquillo no comprendió el día de su llegada las miradas intensas que los milicianos dedicaron a las pequeñas- ninguna de las cuales superaba los doce años-, pero el entendimiento llegó con la primera noche. Sacaron a todos los chicos nuevos de los barracones, y también a las niñas. Los instructores hicieron un coro alrededor de las muchachas; dos de ellos tomaron a sendas niñas, y allí mismo comenzaron a violarlas, sin atender a los gritos de dolor de las pequeñas. Tan brutal fue el acto, tan salvaje la corrupción, que las dos niñas se desmayaron, pero eso no fue óbice para que los soldados terminaran su malsano disfrute. Las dos murieron aquella misma noche, desangradas.

Omanba volvió la cabeza, porque tanto espanto le provocó no pocas náuseas, pero uno de los soldados advirtió su gesto, y las lágrimas que corrían por sus mejillas, y de una bofetada lo tumbó en el fango.

-¡Aquí no queremos mocosos!- le dijo uno de los mandos- ¡Aquí queremos hombres!

Y lo alzó del suelo tomándolo del brazo, y lo echó al centro del círculo. Y luego hizo lo mismo con otra de las niñas, no sin antes desnudarla desgarrando sus ropas.

-¡Ya has visto cómo se hace!- le gritó uno de los instructores al chiquillo- ¡Ahora te toca a ti!

Así fue como, entre lágrimas, vómitos, sangre y dolores infernales, y en un charcal de fango, Omanba consumó su primera violación.

***

La instrucción continuó durante largos e interminables días, duras jornadas que acabaron con muchos de los niños. Las primeras noches su propio llanto y el de sus compañeros llenaron la cabeza de Omanba. El asco les inundaba, en especial a las niñas violadas, y la ansiedad era tan extrema que una de las niñas de la que aún no habían abusado, aterrorizada porque sabía que pronto llegaría su turno, se suicidó cortándose las venas de la muñeca con una piedra afilada. Algunos niños se volvieron locos y fueron fusilados.

Al resto les pudo el instinto de supervivencia. Mal que bien, aprendieron, porque en ello les iba la vida. Les enseñaron a cargar, apuntar y disparar un Kalashnikov; a formar, a combatir, a torturar, saquear y secuestrar; a espiar, a trabajar como avanzadilla, con la secreta intención por parte de sus superiores de utilizarlos para hacer estallar minas a su paso; las niñas, además de ser agredidas sexualmente casi cada noche, también aprendieron a luchar, pero normalmente, en el frente, serían las encargadas de transportar la munición.

La disciplina se conseguía a base de violencia, pero había otras técnicas, como las drogas. Cuando Omanba consumía los polvos de plantas que sus superiores le cedían, se creía poderoso y fuerte, realmente pensaba que era invencible y que nadie podría herirle. Pero cuando los efectos pasaban, Omanba sentía el ánimo destrozado, y siempre le atacaban las fiebres. Y en su delirio echaba de menos a sus padres, y quería más que nada volver a Ganta y a la escuela, tener de nuevo en los pies un balón de fútbol. Su sueño, que jamás se cumpliría, era llegar a ser un jugador tan bueno como su compatriota George Weah.

Para cuando la instrucción acabó, Omanba aprendió a odiar con toda su alma: odió a los que serían sus enemigos en el campo de batalla- aunque no conocía sus rostros-,  sin atender a la razón: aquellos a los que tendría que matar a buen seguro serían niños como él. Pero a quien más odió fue a sus mandos. Los aborrecía tanto que se encontró con que no cesaba de imaginar cómo los torturaba, se retorcía de satisfacción al imaginar cuál de los métodos que le habían enseñado emplearía para vengarse. El indefinido conflicto interior lo enardecía, y el anhelo crecía y crecía, hasta que nada más ocupaba su corazón. Un abismo a la demencia en el que Omanba no quería caer, pero del que ya no podía escapar. Sin embargo, en última instancia el miedo a ellos siempre se imponía. Los odiaba, sí, pero los temía más aún, y quizás ello salvó su cordura en aquellos días.

Pero faltaba la última de las pruebas: el primer asesinato. Uno que debía ser especialmente significativo.

***

Así fue como Omanba volvió a Ganta, a la casa de su familia. Y ahora tenía frente a él a sus padres y a sus dos hermanas, de cuatro y cinco años. Y temblaba, porque las órdenes habían sido claras:

-Mátalos tú mismo, de un tiro cada uno. Será rápido, no sufrirán- le dijeron sus superiores-. Si no lo haces, las torturaremos hasta que sus gritos se oigan en toda la ciudad. Pero antes nos follaremos a tu madre y tus hermanas. Así que tú eliges.

¿Cómo se podía elegir entre tan horrendas opciones? ¿Cómo se podía elegir entre matar o dejar morir a tus propios padres? Omanba sólo quería derrumbarse, dejarse caer allí mismo; o peor aún, hacer lo impensable, volverse y disparar a sus superiores. Con suerte mataría a uno o dos antes de que lo abatieran. Pero… ¿y luego? La venganza caería sobre su familia, y sería terrible.

El rostro de Omanba aparecía anegado de lágrimas. Se mordió el labio hasta que se hizo sangre, miró a sus padres y a sus pequeñas hermanas. Ellas no parecían comprender nada, berreaban ante la imagen de su hermano mayor apuntándolas con aquella arma tan horrible. Sus padres, en cambio, sí entendían. También lloraban, pero a la vez asintieron, transmitiéndole un silencioso “hazlo, hijo mío”.

Conocían la alternativa, y no la deseaban para sus hijas.

Omanba cerró los ojos, y apretó el gatillo. Fue rápido, bastó con una ráfaga directa a sus cabezas. Tan cerca como estaba no podía fallar. El muchacho quedó salpicado de sangre, que casi podía decirse que era la suya. Mientras, al advertir lo que había hecho, un vacío se apoderó de su alma, hasta devorarla y tornarla en fría nada.

Pues Omanba había muerto, se había despeñado al fin por aquel precipicio que daba directamente a una locura sin fin. La caída significaba su destrucción como individuo; el sufrimiento desapareció porque no tenía ya un lugar en el que ubicarse, no en un corazón vacío. La estatua insensible que quedó después de aquello fue un terrible soldado, tan inhumano como sus mandos habían pretendido. Una bestia.

Al día siguiente lo llevaron al frente. Ni siquiera necesitó tomar drogas. Repartió muerte, asesinó indiscriminadamente, y durante los meses siguientes torturó y violó a decenas, sin piedad, sin remordimientos, más aún, deleitándose con sus atrocidades. Llegó incluso a beber la sangre de los enemigos abatidos, a comerse los corazones de los caídos, y pronto fue muy apreciado por sus mandos.

***

Omanba murió combatiendo, como no podía ser de otro modo, cuando las tropas de su destacamento cayeron ante una emboscada del Movimiento Unido de Liberación de Liberia para la Democracia- ULIMO-. En sus últimos momentos, mientras la sangre escapaba de la herida de bala en el estómago, sintió que el frío de su corazón desaparecía, y que esa alma perdida cuatro años atrás volvía brevemente antes de marchar para siempre. Y volvía a ser un niño, no más un soldado; había retornado a la inocencia, y jugaba a fútbol, y sus padres reían a su lado, y sus hermanas corrían con él, y sus amigos… y no había guerra, ni dolor, sólo…

…paz.

 

Omanba tenía dieciséis años.

 

 

©Javier Pellicer Moscardó, Beniganim (Valencia), 20-11-2007

Relato inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual como parte de la obra “A diez pies del suelo Relatos de lo mundano y lo fantástico”

 

 

 

 

 

MYRIAM DÍEZ FERNÁNDEZ , LA CORUÑA, 18-11-2007, nos ha remitido 5 trabajos por cuya extensión exponemos en página individual con acceso a través de este enlace

 

 

 

Fragmento del relato  

Don Roberto et sa petite Françoise Hardy

Enlace a edición

.............

Ella se despojó del abrigo junto al mostrador del guardarropa y, como aquel don Roberto estuvo temiendo, sus piernas quedaron desnudas desde la boca de sus botas, en toda su espléndida largura, hasta la linde con su culo seco, si no hasta más arriba, por tratarse este en ella de un lindero supuesto y sin marcar.

Entraron a la sala. El choque con la tenue iluminación multicolor no dejaba ver, pero él sintió que todas las miradas se posaban ávidas sobre el cuerpo de sa petite, en sus piernas sobre todo, y que hasta las mujeres la miraban con deseo. Él se apresuró a refugiarla en el sofá de uno de los rincones más apartados.

Vamos a bailar —le pidió ella. Él resopló en sus adentros y se fueron a la pista. Él quedó indeciso y ella se adelantó a abrazarle. El don Roberto de entonces sintió como una descarga de electrones contra su pecho, que al momento se dispersaba, para pasear cada uno, relajado y a sus anchas, de arriba a abajo por todo su cuerpo. Ella pegó su cara a la de él y fue rozándola hasta encontrar acomodo en su hombro. Él recibía en el cuello sus expiraciones cálidas. Se sentía varado, con las manos en vilo por no acertar a posarlas con soltura en ella, ni en su cintura ni en su espalda.

Comprobó que no se había equivocado. Mientras giraban, todos los ojos, todos allá adonde mirara, estaban clavados en ella.

—Vamos a sentarnos, anda, que estás violento.

El don Roberto de entonces resopló de nuevo, de alivio, y esta vez con su cuerpo.

Sentados de la manera que él dispuso para hurtarla a los mirones, sa petite le tomó con suavidad una mano y la arrebujó entre las suyas, le miró muy de cerca y, tras esperar en vano, le pidió de una vez que la besara.

Esta vez el don Roberto aquel reaccionó en el acto, y digo bien que reaccionó y que se defendió como una fiera acosada, permaneciendo impasible, no haciendo nada. Eso sí, le habló con amargura de lo que sentía por ella, que, si es que era amor, no era de ese amor de entre mortales, no de carne y hueso ni de químicas del cerebro. Se había convertido en un fanático devoto de una religión cruel y tiranizante de la que ella era la divinidad, una diosa cínica, fría, distante, socarrona y caprichosa, pero era su diosa, surgida de la nada solo para que él la adorara, y él debió de nacer solo para adorarla, sufriéndola por desearla en silencio y saber que no podría lograr jamás tomarla. Besarla sería tanto como hacer apostasía, cometer contra ella un sacrilegio, profanarla. Ella, su propia diosa le incitaba a destruirla; porque, del beso, ¿después qué vendría? Vendría la destrucción suprema, ni una sola piedra sobre piedra del templo de sus ansias, de sus miedos, de sus dudas, de sus celos... ¿Acaso le preguntó su nombre alguna vez más que el primer día? Entonces el don Roberto aquel le habló más de su mujer, de que a su mujer la quería tanto, que si ella, su diosa, sa petite Françoise Hardy, bajara a la tierra y se hiciera carne, él no dudaría en elegir a su mujer frente a ella, y esa verdad, si se hiciera real, acabaría con él sin duda, le mataría, porque no tendría fuerzas para soportarla.

Sa petite no comprendía del todo cuanto le decía aquel don Roberto al oído con voz profunda y baja y, creyendo que la reprochaba, se dispuso a hablarle de ella misma, de su vida, y a darle su nombre, antes que nada.

—No, ma petite, no. Dime solo por qué hoy estás tan triste.

            Entonces ella le explicó,  .......

Toaj Tagore Dauchna,18-11-2007***

 

 

 

 Fragmento del relato  

ÉL, EL ESCRITOR Y ÉL MISMO

 

...................

            Pocos minutos después, le veo transitar de camino a retirar la bandeja con la esperanza oculta de recibir una sonrisa, un saludo, un algo agradable que le reponga de cualquier tristura, de cualquier dolor, de cualquier tiempo leso. Sin embargo, regresa más lacerado aún, deposita los restos del desayuno, busca un cigarrillo y se entrega a fumar como si se abrazase a sí mismo o sostuviera los trozos de su alma, impidiendo que se desparramen por el suelo de la cocina. Supongo que a esto se refería su madre cuando le juró que de haber llegado a saber cuánto y cómo iba a sufrir no le hubiera parido. Le miro mientras escribo lento estas palabras y me siento ÉL, así, en mayúsculas, en cada una de estas letras, en esa misma coma que quedó atrás y en aquellos puntos suspensivos que oteo al final de este párrafo...

            El fin de semana ha quedado como los restos de un naufragio varados en la mueca de su faz recién levantada, con el resto de su cuerpo, de una cama donde sólo durmió su parte animal: las vísceras, músculos, huesos, etcétera...que ensaca su piel. Lo humano no halló descanso, se mantuvo a la espera como un gato, manteniendo tibio algo idéntico al amor y la soledad mezclados. Espero que obvie el espejo, ese cabrón es capaz de decirle la verdad. Escuchar su jadeo limpio y distante provoca en mí una rabia de palabras que quisiera ahorrarme en virtud de no escarbarle más la herida, aunque no cabe duda de que a su desamparo vital se suma el veneno de una mujer que sólo es eso, una mujer, un orificio de entrada y salida, un balazo, una muñequita linda sin caricia incapaz de desplegar un sentimiento, un afecto más allá - siempre llegado al mismo punto – del asco. Puede que fuese posible que llamáramos a eso enfermedad, pero su alevosía la delata.

            Ahora, muy justo aquí, lee lo anterior; palpa cada palabra, cada frase, y estremece su cuerpo como la cuerda de un violín inválido y vetusto. Definitivamente, no quiero ser hombre o, al menos, no quiero ser este hombre. Ser el amanuense me basta para sufrir lo necesario, para salir sangrando por los verbos...Al cabo, se piensa, se medita, se pasea a sí mismo y se marcha, soberbio o valiente, a sus asuntos.

            Su jornada ha sido una mixtura inconsistente de ser y estar, de clases y lavadoras, dejando que el tiempo se acerque como un animal enfermo a la basura. Otro día más amagando la muerte con un remedo exacto de la vida. Una administración pública que no le paga desde hace meses su trabajo, una panda de mediocres electos y una caterva de burócratas mercenariamente desidiosos parapetados tras mostradores y oficinas pringadas de su propia necedad y abulia, salvo para desayunar y algunas urgencias hormonales.

........................

Sol Edad - Los Realejos-Sta. Cruz de Tenerife 18-11-2007***

 

 

 

Fragmento del relato

VINIERON UNA TARDE

 

........

¿Qué queréis de mí?-les pregunto en todos mis despertares.¿Ya tenéis lo que queríais?-les pregunto siempre en ese impreciso instante anterior al sueño. Pero jamás obtuve respuesta de ellos; aunque pronto conoceré las razones de su presencia, lo sé, e intuyo que a partir de ese momento me dejarán.

Creo que a pesar de su presencia permanente hago una vida de apariencia normal. Nadie sabe que están conmigo, ni siquiera tú, que me lees, porque no sabes quien soy.

Ellos no son demasiado molestos en realidad, aunque a mí me estorben por razones, entre otras, de intimidad. No son ruidosos, hablan entre ellos pero en un tono rayano el silencio; y nunca discuten. Sé que hablan de mí, porque me miran, y con descaro, mientras farfullan. Y son torvas sus miradas; me sobrecogían al principio, pero al poco me acostumbré a ellas.

..............

Toaj Tagore Dauchna***

 

 

 La jodida manía de escribir

 

Lo diré en serio y en reflexivo divertimento, que para inquisiciones y descontentos están el docto y el académico y para sonrisas y comprensiones, el neófito y el iniciado, por cuanto algo seguro quieren ver y aprender, para que otros, ciegos o enceguecidos como ellos, también quieran ver y aprender.

   

    Ciertamente, de cabo a rabo y en todos los confines de la tierra, se ignora cuándo el hombre comenzó a escribir, si es que por escribir entendemos la graficación lógica de las ideas, la opinión y el pensamiento y más todavía, si estas dimanan una fina y/o ruda estética que de hecho nos atrapa y nos cautiva.

 

    Pero, escribir, ¿acaso no lo es y similarmente la antigua pintura rupestre?, máxime si ella y con distintos signos a los hoy conocidos, igual constituyen una clara manifestación de las ideas y el pensamiento, los deseos y la voluntad de quienes en su momento la realizaron.

 

    Y típico ejemplo de ello y en nuestra región sur peruana, tenemos a los Petroglifos de Toro Muerto en el Valle de Majes y las Cuevas de Toquepala en Tacna y en otros reconocidos lugares, las Cavernas de Altamira en España o el Valle del Coa en Portugal o la Cueva de las Manos en Argentina. Indudablemente algo expresan, algo dicen. Y eso es escritura y eso es escribir.

 

    En tal sentido y respecto esta ancestral manía nuestra, el hombre genéticamente está condenado o signado a expresar sus actos y sus ideas, su imaginación y su creatividad, sus perspectivas y sus aspiraciones, sus sueños y sus devaneos, básicamente mediante el lenguaje oral o escrito y cuando este, se transforma en Literatura, mejor aún, por cuanto ella es una de las bellas artes que contribuyen a elevarlo y enaltecerlo, convirtiéndolo así en más humano, más sensible y visionario y sobre todo, más dueño de sí, especialmente de su progreso y su propio desarrollo personal, que por beneficioso efecto de rebote, redunda además en el de su entorno y en el de la sociedad misma. Es decir y quiérase o no, de hecho actúa como un válido instrumento evolutivo y un positivo generador de cambio.

 

    Florituras aparte, uno escribe, al menos en los inicios y ni recto ni en renglón torcido, de puro ingenuo y romántico y quién sabe, súbitamente atacado de amor y poesía. Y aunque probablemente la lectora de nuestros sueños nos voltee la cara, siempre a ella enfilaremos nuestras baterías y nuestros desvelos, ¿qué si entonces es la poesía o la epistolaria las primeras en socorrernos?, pues a ellas nos aferramos y con ellas nos orientamos, ¿qué si luego les agarramos gusto y de mero gusto seguimos escribiendo?, pues qué le vamos a hacer, ya estamos con la enfermedad encima y el virus, hasta parece bien entornillado en el alma, de esta manera y aparentemente jodidos, jodedores incluso, convencidos de nuestro destino, muy sinceros avanzamos y cargamos a solas nuestras luces y nuestras sombras.

 

    Así las cosas, descubierta ya la literatura y el escribir hecho febril vicio y después mutado en sano oficio, con la puta palabra en mano y libros en bandolera, nos vamos de guerra, nadamos contracorriente, aramos en el mar y arremetemos contra molinos de viento que alguien, vaya uno a saber y tampoco interesa si con buena o mala leche, interpone en nuestro andar y nada señor, que seguimos adelante y continuamente escribiendo, que si para bien o para mal, no lo sabemos, sin embargo y de repente, sí el hoy o la posteridad… y cual un bravo Antonio Machado cantor, decimos y nos decimos: “Caminante no hay caminos, se hace camino al andar…”. Entonces y ya harto afectos a  nuestro sino y a veces, con precaria alforja y con gastadas sandalias, alegres salimos a las sendas y hasta las reconstruimos y las renovamos, ¿qué importa nos persigan, nos aplaudan o se persignen a nuestro paso?, la cuestión es que somos libres y la libertad es nuestra voz y nuestra bandera, por eso y a modo de Violeta Parra, también solemos decir: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto…”.

 

    Irreverentes o no, razonantes o no, objetivos o no, boquiflojos o no, transgresores o no, polémicos o no, controversiales o no, ilustres o no, imaginativos o no, contestarios o no, escribir es pensar para hacer pensar, vivir para hacer vivir, es entregar cuerpo y espíritu al ideal de un mundo mejor, es servir y no servirse, es echar aromas y sazones al aire para que al respirarlo, siquiera algunos gusten y regusten la vida, es dibujar en el viento caballitos de colores y quien quiera corra y vuele en ellos, es Juan Salvador Gaviota horadando nubes y tiempos, es Pedro Páramo abriéndonos las puertas de lo incognoscible y lo súbito, es Madame Bovary y sábanas desatadas, es El Profeta hablándonos de las cosas simples de la vida… porque quien escribe transmite la ilusión de su pluma y pinceles para que otros y viendo por sus ojos o con sus propios ojos, sigan creyendo e insistiendo, a punta de absurdos, insomnios y avidez, que la magia, la realidad y las maravillas existen y subsisten, pese muros, contradicciones y tropiezos.

 

    Y el gran Gabo es posible nos sople al oído sus “Cien Años de Soledad” o Gao Xingjian, nos lleve a escalar con él “La Montaña del Alma” o Anthony de Mello y en lo íntimo de nuestro ser, nos haga escuchar “El Canto del Pájaro”… lo sustancial, es que el escritor ya no es el Yo ahí en sus líneas, es el Tú, es el Nosotros, es el lector mismo que soy yo, que eres tú, que son todos. Es el espíritu que desprendiéndose de sí, nos cobija y nos enriquece.

 

    En consecuencia y qué duda cabe, La Palabra nos acerca al ideal de la existencia, a lo eterno, porque su sonido pasa, pero su sentido queda, convirtiéndose de esta manera en la expresión simultánea del hombre y su trascendencia. Aprendida así, manifestémosla sencillamente, sin el academiscista rigor y encasillamiento, perifollo retórico y hermético, que al final oscurantiza el camino o no dice nada, porque La Palabra, dinámica del pensamiento, es la accesión al entendimiento, de tal suerte que el poeta o el escritor, faciliten y promuevan su comprensión, porque de una forma u otra, ellos portan e interpretan el sentir ajeno, logrando concentrar en sí toda la fatalidad o tragedia personal o histórica. ¿Qué quiero decir?, que la Literatura se alimenta del lenguaje comunicante, de los sueños, las realidades, los mitos, los asombros y las imágenes de su tiempo, transmutándolas todas en un acto lúcido libre, liberalizante y humanizante, por lo que conlleva, ineludible e indudablemente, una pasión, un compromiso, una utopía.

 

    La Palabra es cuestionante, es la imaginativa, incansable búsqueda de la verdad, es el derecho a ser honestamente nosotros mismos y en contrapartida, la obligación de serlo con el lector, es la pertinaz interrogante que posibilita encontrarnos con nuestras ilusiones, con nuestros sentires, con el costado que nos duele. Razón y corazón develando el arcano y lo cotidiano y así, descubrimos que la primera virtud del escribir, tanto para el autor como para el destinatario, consiste en la revelación del propio ser, porque la conciencia de las palabras engendra la conciencia de uno mismo, del conocerse, del reconocerse, ya que irremediablemente uno habla por todos y para todos. Válida empatía concediéndonos ver fondos y formas, por cuanto, reitero, el Arte en general, debe contribuir a enaltecer valores y relevar principios, suscitando el pulimento y desarrollo de nuestro mundo interior, creándonos un ser y brindándonos, una proyección, un crecimiento. Y tal vez además, inmanipulante y dialogal, siempre La Palabra nos ayude a encontrar nuevas respuestas a nuestros enigmas o nuestras quimeras, la inesperada sorpresa en la Caja de Pandora.

 

    Y de esa propuesta y relación obra-autor, pensándose comúnmente que es nato don e inspiración y vista ella como un celestial estado de gracia y etérea suspensión, que hacen de los poetas y escritores seres fuera de este mundo y la realidad, es bueno remarcar cuán pegados a la tierra viven y están, caso contrario, nada tendrían por realista, concreta y metafóricamente expresar, especialmente si ellos se nutren del mundo y hacia el mundo generosamente van, por tal causa, ahora y bien sabemos, una obra es y representa 10% de inspiración y 90% de transpiración. Sangre, sudor y lágrimas que convierten al autor, en todo un hombre pensante y persona de acción, muy distante de esas apreciaciones de pusilánimes, snobs o frívolos, obsecuentes, ultras o reaccionarios, románticos, sofisticados o ególatras y extravagantes en continua ensoñación o pretensiones de artificiosa potenciación u optimización neuronal o sensorial en paraísos de cruda bohemia o sombría soledad, a lo Charles Bukowski, representativo escritor de la cultura beatnik en los Estados Unidos de Norteamérica, allá por los años ’70 del siglo pasado y que corrientemente y en muchos, más es una pose y no una convicción o real estilo de vida.

 

    Jodida manera esta de destazar al autor, lector exigente y caníbal que en tres o cuatro trazos, se aviene a buscarle el alma y encontrarle razones.

 

    Jodida manía esta de escribir y contar, a tiro de cañón y casi con risueño humor, los mil y un malabares hechos palabras y médulas, pasos y caminos.

 

    Jodida escritura esta de plantear análisis y conclusiones, para que obviando el “Por tanto:”, arribemos a opiniones y pareceres, que si de sesudos tienen algo, no será solo su forma, sino y lo que es más importante, su fondo y así afirmo:

 

Ø      La escritura, es comunicación y empatía, es rumbo, visión y horizonte.

Ø      La escritura es ancestralmente aprendida y ya connatural al hombre. Es atávica y es característica e integradora del medio, con sus particulares códigos e ideogramas.

Ø      El escritor, es investigación y estudio, es conciencia y a la vez, reflexivo objetor de conciencia: la política, la social, la religiosa, la económica, la cultural, etc.

Ø      La literatura, es un arte que requiere originalidad y belleza, diálogo, universalidad y contenido, la verdad, mucho contenido, sin dogmas ni sectarismos.

Ø      La literatura, no es frío intelectualismo al servicio de una causa, es humanidad libre y nunca sometida, en toda su dimensión y acepción.

Ø      La literatura, propicia conocimiento, arrojo e iniciativa, creatividad, desarrollo y progreso individual y colectivo.

Ø      La literatura, sobrepasando la temporalidad, devela misterios, descubre arcanos, asienta la Historia, de ahí que la ficción supere la realidad.

Ø      La literatura, sabe ser precognositiva y clarividente, porque ocasionalmente prevé y suele adelantarse a las circunstancias y a su tiempo.

Ø      El escritor, es mente abierta y solidaria, rebelde y librepensador por naturaleza, es un dínamo innovador y promotor.

Ø      El escritor, no nace, se hace. Aporta y soporta el peso y sentido de sus propias responsabilidades éticas y estéticas, morales y sociales, crea cultura y genera proposiciones y acciones de cambio y de futuro.

 

    Y es en este contexto que los Gobiernos Locales y los Gobiernos Regionales han de saber involucrarse, para que en concordancia con sus ideales y funciones, fines y objetivos, deberes y obligaciones previstos en sus correspondiente Leyes Orgánicas y las normas que los rigen, hayan de apuntalar sus acciones y su participación en pro del bienestar, progreso y desarrollo de sus propias áreas de influencia, territorio y gobierno, al amparo de las mismas necesidades y posibilidades que el entorno les presenta y les requiere a fin de que como parte de una positiva política cultural, asuman realmente la promoción de la industria editorial y la producción bibliográfica y literaria y así, masificar y abaratar sus costos, consumos y prácticas mediante el establecimiento de Fondos Editoriales y/o Concursos Literarios en la institución pública o la empresa privada, que precisamente y con un claro efecto multiplicador, complementen o sinergicen labores y se aboquen a la tarea de fomentar lectoescritura y conocimiento y por ende, desarrollo, paz y progreso, que eso sí es construir nación y sobre todo, hacer país, porque de nada vale el mejor cemento si es que se carece de un buen cimiento.

 

    Como ven, predispuesto y largamente ejercitado en la jodida manía esta, la de escribir, pisando las solemnidades y cuidándome de los solemnes, fuera de turbas y manadas, jodiendo un poco al teclado con Bob Dylan, Bethoven o Joaquín Sabina sirviéndome de compañía, me aquieto, revuelvo y pienso y tras un sorbo de café y una larga pitada, digo lo que suelo decir a quien quiera oírme y aprender:

 

    Dicen que frotando las palabras contra un papel, algo mágico sucede. Dicen que así el espíritu se alivia y los ojos se abren. Luego, dicen ocurre, el hombre se hace poeta, también escritor. Y son la pluma, los andares y los libros su alimento más preciado… así entonces, yo vivo y escribo: tercamente humano y humanizante,

 

Luis D. Gutiérrez Espinoza - Arequipa - Perú 26-10-2007

 

 

 

Gabo, el memorioso

(Cuento)

Dicen que era un feliz viandante que llegó de Aracataca, una ignota estación de trenes junto a una, igualmente, perdida estación de telégrafos, que si ciertamente los comunicaba con medio mundo, luego y al tiempo, el otro medio mundo restante puso los ojos en ellas.

Y Aracataca, tan minúscula en Colombia, de ahí en adelante, nunca más fue la misma.

Dicen también, se llama Gabo. Gabo simplemente así a secas, porque ninguna seña más le hace falta para que todos lo reconozcan y lo saluden. Es que el hombre está signado por los dioses, dicen, ¿no ven que fue el único que vio a Remedios, la bella, ascender al cielo en alas de mariposas amarillas?, ¿acaso no recuerdan que fue el primero en proteger a la cándida Eréndira de los mil y un tejemanejes de su abuela desalmada?, ¿qué, no saben él tuvo el privilegio de admirarse, ver y palpar, en pleno trópico y ante el estupor general, el hielo que exhibían los gitanos del circo y escribir las cartas esas que en sus soledades religiosamente enviaba el coronel Aureliano Buendía para reclamar sus derechos?

Sí, Gabo, ese mismo Gabo que en duos y sones de merengue caribe, hizo llover café en el campo y el olor de la guayaba, anidando en su corazón, como que lo encendía y lo animaba y lo fortalecía, especialmente cuando en una de esas echó a andar sus doce cuentos peregrinos y por insólito que parezca, gracias a ello y muchas cosas buenas más, se ganó cien años de perdón. Gabo pues señores, el hijo predilecto de la Mamá Grande que en Macondo y en miles de leguas a la redonda, puede andar tranquilo y seguro, fielmente acompañado y cuidado por los ojos de su perro azul mientras Nabo, el negro que hizo esperar a los ángeles, le va preguntando, sin el menor aspaviento ni discreción ni pudor, cómo era eso de la viuda de Montiel o cuando en la noche de los alcaravanes, se apareció por esos lares, el ahogado más hermoso del mundo y un señor muy viejo con unas alas enormes, les vino con la novedad de que en este pueblo no hay ladrones, sino y solamente, la siesta de los martes, que un día de esos seguramente ha de convertirse en el verano feliz de la señora Forbes, porque de que le gustan las encamadas, claro, le gustan. Es más, le encantan y la alocan don Gabo, yo se lo garantizo, le dijo muy convencido el negro Nabo, que para estos y otros asuntos, era como un cuete fiestero con harto ruido y harta pólvora.

Y entretanto aquí abajo y semejante a como el amor en tiempos del cólera, el mundo se descalabra porque la crónica de una muerte anunciada, recorre todos los noticieros radiales y televisivos y todos los diarios sensacionalistas haciéndoles eco, proclaman además que la mala hora está cerca, porque Gabo se nos va, se nos va yendo de a pausas y aún así, como que tuvo tiempo para abrir su memoria a sus putas tristes. Tristes efectivamente, porque ya no lo ven o ya no se deja ver el muy sabido, máxime que lo extrañan y era el único que las hacía reír y sonreír complacidas, con tanta charla suya y cada ocurrente pendejada, según refiere la tía Petra Cotes y la zamarrota esa de Rosa Cabarcas, que en verdad de puta, lo que se dice puta loca, no tenía ni la pinta, solo que de vez en cuando o de cuando en vez y a lo franco, le bacilaba, con quien quisiera o con quien pudiera, jolgoriar las piernas…

Arriba y pacientemente Dios se alisa el pelo y echándonos una ojeadita, ve que el otoño del patriarca y toda la jodida soledad del poder que lo rodea es nada, porque como el coronel no tiene quien le escriba, la tristeza día a día lo carcome y como que lo arrincona, como que lo olvida…al extremo que el pobre viejo se pregunta ¿¡quién carajos soy yo!?, porque el tren de la bananera pasa lleno a rebosar y ya no recuerda qué grandísimo vecino de la hojarasca aledaña a sus propiedades, le ha informado fidedignamente, jura y rejura el muy chismoso así realmente es, de que a unos parientes suyos, lejanos sí y sin embargo, su sangre al fin y al cabo, les ha nacido un hijo con un rabo de puerquito y que por instinto se le enrolla en la divisoria del trasero. Y ahí que se la esconden y ni se le nota don Aureliano.

Dicen, oiga usted señor coronel, que Gabo suele coger el tren e indistintamente, bien sea por la ruta de Macondo o la de Aracataca, le da la vuelta al orbe entero metido dentro de un libro o embutido en un libro, a modo de traje distintivo dicen, porque para él, no existe mejor manera, de ahí que el hombre tenga memoria, tenga… ¿cómo se dice?, feeling pues, caso contrario, ¿cómo podría conocer tanto, cómo podría hablar de tanto y tan fluido y tan colorido, oiga usted mi coronel? Dicen que en una de esas vueltas, Gabo se encontró cara a cara con el diablo y este, estaba recontra enojado y le increpó feo por todo el desmadre que había provocado con eso de los libros y las historias que narraba y Gabo, muy suelto de huesos y mirándolo de frente, incluso desafiante creo yo, nada más le contestó que eso fue como un don mágico y maravilloso, como un hermoso y sano oficio que adoptó para vivir óptimamente la vida y alegrarle la vida a la gente. ¡Hey!, pero eso ocasionará que todo el mundo te recuerde, le dijo muy preocupado y hasta casi celoso el diablo y Gabo, ingenioso como siempre, le retrucó: Sí pues, que le vamos a hacer, ese es mi destino. Que todo el mundo me quiera y me recuerde por lo bien que hice, por lo bueno que di… per sécula seculorum, ¿y a ti diablo?

 

Luis D. Gutiérrez Espinoza - Arequipa - Perú 26-10-2007

 

 

 

 

EL INICIO DE UN POSIBLE FINAL 

   19 Noviembre 3054

Espero saber como empezar esta desesperada carta que pretendo mandarle a usted, mi inspiración, la persona a la que le debo gran parte de lo que ahora soy.

 

Hemos estado algún tiempo incomunicados, pues aquí en Sdad las revueltas se producen de modo muy continuado y el ejército ha decidido cerrar las murallas y aislar el peligro; supongo que con la esperanza de que nos matemos entre nosotros y no sobrevivan los suficientes como para divulgar nuestra causa más allá de esas malditas montañas que no me dejan ver el lugar donde usted vive en total armonía con el resto de los apsetas.

 

Mi madre está  guardando cada eslar que gana en aquel sucio cuchitril donde trabaja. Tenemos todo preparado para marcharnos de aquí dentro de algunos días. Ese es el motivo por el que le escribo. Tengo la esperanza de que usted y yo volvamos a encontrarnos, la esperanza no, la ilusión y el deseo de que podamos mirarnos de nuevo a los ojos, quizá  por ultima vez, porque aunque nadie nos crea sabemos qué ocurrirá  "ese día". Le ruego señor que se reúna con nosotros en el mismo lugar donde nos despedimos el día 19 de Noviembre al caer el sol. Por favor no falte.

 

YOG - Altea - 14-10-2007

 

 

 

 

Fragmento del artículo de Opinión

UTOPÍA DE UN IDIOMA COMÚN

....

Utopía la de la unión de los pueblos por la vía de la paz o de la violencia, utopía.

La cultura que se hace arte se hace sentir por la vía de los sentidos primero. Une el arte. La visión de una pintura, de formas extraídas de cualquier materia compacta, de imágenes de realidades cualesquiera atrapadas sobre cartoncillos pulidos, … La emoción del sonido armónico arrancado con maestría de artilugios con formas caprichosas…. La belleza de imágenes proyectadas por humildes lámparas traspasando delgadas láminas engendradas por fríos procesos de industrias sin alma…. Une el arte cuando es universal y no lo condicionan las costumbres, la historia, el idioma,…

..........

 

Toaj Tagore Dauchna, 18-9-2007 ***

 

 

 

EL ELECTORALISMO Y EL POSTRE

Si bien este trabajo estuvo preseleccionado para su publicación gráfica dentro de nuestra colección Anuario, nos hemos visto en la necesidad de descartarlo por razones internas.

 

 

 Señores ciudadanos todos:

Sea cual sea la duración de una legislatura dentro de nuestro estado de derecho, hemos de descontarle 9 meses de electoralismo político.

Y no es que esos 9 meses no formen parte de la legislatura. No, no es eso. Igual no me he explicado bien. Son 9 meses de legislatura pero en los que ni gobierno ni oposición trabajan para la ciudadanía sino para las elecciones. Al menos es lo que dicen los unos de los otros y los otros de los unos.

Pero no está mal, miren, aunque dejen lo mejor para esos últimos 9 meses, es como el postre, adelante, aplausos y que no se corten por lo que digan en contra.

Habría que renombrar la etapa de electoralismo como el postre de la política. Porque es como en la mesa, que el primer plato es el abreboca o 6 meses para arrancar, el segundo plato el fuerte y pesado a veces, y al final el postre que, si es bueno, lo saboreamos lentamente a pesar del hartazgo que podamos llevar.

Me gusta el electoralismo, qué le vamos a hacer. ¿Por qué nos vamos a quedar sin postre?

 

Toaj Tagore Dauchna, 7-9-2007

 

Enlaces

indispensables

 

 

ESCRITORES.ORG

 

 

LA SOLEDAD

DEL CORREDOR DE FONDO,

de JOSÉ LUIS MUÑOZ

 

REAL  ACADEMIA  ESPAÑOLA

www.angelruizcediel.es